La tecnología cero emisiones es un paso al futuro en el mundo automotriz. Los vehículos 100% eléctricos representan muchas ventajas a sus propietarios, pero como todavía están en una etapa de perfeccionamiento, adolecen de algunos puntos donde los autos a combustión ya están bien posicionados.

Al aire más limpio, la exención de impuestos, y el poco mantenimiento, se le suma el ahorro de combustible, que a su vez, tenía un punto débil hasta ahora. El temor a llegar tarde a destino por tener que frenar a recargar la batería del auto eléctrico es muy común.

Pero podría convertirse en cosa del pasado si prosperan iniciativas como la de una nueva y prometedora batería. La Universidad Estatal de Pensilvania, Estados Unidos, desarrolló y se encuentra perfeccionando una nueva y prometedora solución.

Se trata de una gama de baterías de fosfato de hierro y litio que tienen una autonomía de 400 kilómetros y se recargan en solo 10 minutos. Fueron diseñadas teniendo en mente su uso en automóviles eléctricos destinados al público en general.

La batería debería permitir recorrer 3 millones de kilómetros durante su vida útil

Según las estimaciones del equipo de Chao-Yang Wang, la batería debería permitir recorrer 3 millones de kilómetros durante su vida útil. La clave de la larga vida y la recarga en velocidad óptima, es su rápida capacidad para calentarse hasta los 60 grados centígrados cuando suministra energía o se recarga, y para enfriarse cuando está inactiva.

Ello posibilita unas condiciones de funcionamiento que le ahorran a la batería buena parte del desgaste que sufren otras baterías. Esto además permite que el tamaño y el peso de la batería sean más pequeños.

Para alcanzar esa temperatura de 60 grados, la batería utiliza una técnica de autocalentamiento desarrollada previamente en el laboratorio de Wang.

Según Wang, las baterías de esta nueva clase pueden producir una gran cantidad de potencia cuando alcanzan su temperatura de trabajo. Un vehículo eléctrico con esta batería, una vez calentada, podría pasar de cero a 100 kilómetros por hora en 3 segundos