Clare Brown, una mujer oriunda de Sydney, Australia, recibió una herencia de casi 9 millones de dólares de parte de su papá, pero no puede cobrarlos hasta que tenga un trabajo estable. Ella se niega a cumplir con el último deseo de su padre, por eso presentó una solicitud en la Justicia para impugnar esa cláusula.

En dicho testamento, el hombre dejó como condición que su hija debe conseguir un empleo u ofrecerse como voluntaria en alguna actividad que contribuya a la sociedad y así cobrará los millones.

Pero Clare rechaza terminantemente la voluntad de su progenitor alegando que padece de trastorno por déficit de atención e hiperactividad, lo que le impide mantener un trabajo estable.

“Denme lo que es mío por derecho. Estoy sufriendo", imploró la mujer a su familia. "¿Pueden por favor dejar de decir ‘consíguete un trabajo’? Eso no va a suceder”, manifestó.

Clare junto a su padre.

El padre de Clare fue un exitoso corredor de bolsa que acumuló una gran fortuna. Ella tuvo una vida privilegiada desde su nacimiento. Incluso cuando se fue a vivir sola, el hombre la asistía financieramente.

"Nos gustaría que consiguiera un trabajo y contribuyera a la sociedad. Estamos desesperados por que corrija su vida. No hemos hecho nada más que amar a Clare”, afirmó un primo de la mujer