La aplicación de mensajería instantánea de Mark Zuckerberg, con 2.500 millones de usuarios en el mundo sigue evolucionando. Una de sus funciones más importantes, mostró cambios muy celebrados en las últimas semanas, que se afianzaron por estos días.

Cuando se incorporaron los audios a Whatsapp se convirtieron en una herramienta sumamente útil para la comunicación en sociedad. Ideal a la hora de reemplazar los mensajes de texto, cuando las circunstancias dificultan la posibilidad de escribir.

Los mensajes de voz, se convirtieron en el mejor amigo y el peor enemigo de muchos. Aunque en un primer momento tuvieron la intención de que los usuarios se comunicaran con mayor velocidad y eficacia, los más habladores comenzaron a abusarse.

Click to enlarge
A fallback.

Así, la empresa propiedad de Meta (ex Facebook) tuvo que lanzar la función de acelerar los audios al doble de lo normal, pero no fue suficiente. El hecho de tener que escucharlos sin poder utilizar el celular con normalidad, era una molestia en la vorágine contemporánea.

Por esta razón, Whatsapp adaptó primero a la versión beta, y luego a los sistemas operativos IOS y Android, la posibilidad de escuchar los audios aun saliendo de la aplicación.

Así las personas pueden seguir navegando tranquilamente en sus celulares, incluyendo otras apps, como en redes sociales, mientras escuchan largas notas de voz, a las que pueden ponerles pausa y reanudar, sin necesidad de entrar al chat.

Es decir, con la función denominada “escucha global”, los audios se siguen reproduciendo en un segundo plano, e incluso acelerados en cualquiera de sus velocidades