Con más de 5 millones de vistas, una hacienda ‘embrujada’ de Yucatán, México, se hizo viral luego de que el usuario de Tiktok Marcelo González, publicara un video titulado “Estuve en un mundo paralelo”.

El joven que ahora cuenta con más de 60 mil seguidores, sorprendió con su relato de una escalofriante historia que le sucedió cuando estuvo como repartidor de Rappi en Mérida.

Dijo que al trabajar como mensajero de la plataforma, una noche alrededor de las 21 horas, aceptó llevar un pedido de un cupcake (magdalena, madalena, muffin) a una ubicación que estaba cerca de su casa.

Según explica, colocó la dirección en Google Maps para comenzar su viaje y mientras seguía el GPS, su celular comenzó a parpadear y la dirección cambió sin que se diera cuenta, por lo que condujo varios kilómetros más.

“De repente, ya no me encontraba en la ciudad, ya estaba en la carretera ¿Quién pidió un cupcake tan lejos y tan tarde? Pero como ya estaba más cerca del lugar de la entrega que de regresar, decidí terminar el viaje”, indicó.

En el camino cruzó un arco, un diseño muy común en Mérida en las ex haciendas henequeneras, por lo que no le tomó importancia y después de ello, el GPS le marcó que estaba en su lugar de destino.

El joven dijo en Tiktok que al entrar a la hacienda, estaba en muy buen estado, había un establo iluminado con antorchas, lo que lo hizo pensar que se encontraba en una boda.

“Bajé de mi carro e intenté mandarle un mensaje a la persona del pedido... no tuve ninguna respuesta”, contó.

Después de unos minutos y sin respuesta del cliente, Marcelo comenzó a pensar que se trataba de una broma o que estaban intentando secuestrarlo o robarle, así que siendo alrededor de las 11 de la noche, decidió salir del lugar y regresar.

Cuando volvía, su mapa le indicó que estaba muy lejos de su destino original. Arrancó hacia la ubicación señalada y al llegar le explicó al cliente lo sucedido, pero tuvo que pagar el envío.

Meses después les contó su experiencia a unos carpinteros, a quienes les dijo que había estado en la hacienda de Cholul y ellos le dijeron que ese sitio está abandonado desde hace años, además de que hay leyendas de que está embrujado.

Por ello, Marcelo decidió ir con su hermano a la hacienda para verificar lo que vio, pero el camino ya estaba lleno de plantas y no pudo entrar.

“Ésta es la historia de cómo estoy casi seguro (de que) estuve en un mundo paralelo siendo repartidor”, señaló el joven.

Las personas que viven cerca de la comisaría de Cholul, en Mérida, cuentan que existe una supuesta maldición en lo que fue la hacienda de Cholul conocida como Cancabchén de Casares.

La hacienda está ubicada hacía Motul, entre Cholul y Sitpach, y según los pobladores, ahí acuden personas a realizar rituales de brujería por la actividad paranormal que hay en el sitio