Expertos de la Universidad Northwestern lograron comunicarse con personas mientras soñaban, en vivo y en directo. El objetivo era aprender más sobre el origen de los sueños y cómo podrían ser útiles para la función mental.

En distintos experimentos realizados en Estados Unidos, Francia, Alemania y Países Bajos, los científicos estudiaron a 36 personas que habían tenido sueños lúcidos, es decir que eran conscientes mientras soñaban. Algunas con más experiencia, otras con menos. También participó gente con narcolepsia, es decir, somnolencia extrema.

A los fines de entablar una comunicación bidireccional con los sujetos, les hicieron preguntas utilizando estimulación sensorial como el tacto, ruidos y luces intermitentes.

“Hicimos preguntas a personas en medio de sueños lúcidos, y pudieron responder con movimientos oculares o contracciones musculares”, dijo Karen Konkoly, neurocientífica cognitiva de Northwestern y una de las autoras del artículo.

Los investigadores descubrieron que los soñadores podían seguir instrucciones para hacer ecuaciones matemáticas simples, responder preguntas de “sí o no” y diferenciar entre estímulos sensoriales visuales, táctiles y auditivos.

Hubo “29 momentos diferentes en los que recibimos de un soñador una respuesta correcta a una pregunta”, según Ken Paller, director del proyecto, aclarando que se trató de un éxito del 18,4% sobre el total de intentos realizados.

Primero, con electrodos dispuestos junto a los ojos, en el cuero cabelludo y en el mentón, los investigadores pudieron verificar en qué momento las personas ingresaba en el sueño REM.

Luego, mediante la medición de la actividad de las ondas cerebrales y los movimientos del globo ocular, pudieron determinar en qué estado del sueño se encontraban, para intentar la comunicación.

Los investigadores dicen que sus métodos podrían usarse para futuras investigaciones sobre la memoria, la terapia de pesadillas, el desarrollo espiritual y la resolución de problemas