El mundo se enfrenta a la peor catástrofe alimentaria desde la Segunda Guerra Mundial. Así lo advirtió el jefe del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley, ya que, si no se consiguen reanudar las salidas de cargamentos de cereales y otros productos agrícolas desde el puerto de Odesa, en Ucrania, “estaremos ante un problema complejo porque los depósitos pueden estar llenos, pero si no hay barcos que los transporten podremos ver situaciones de hambre alrededor del mundo”.

“Se puede imaginar lo que sucede cuando el país que es el proveedor de pan del mundo, que es capaz de alimentar a 400 millones de personas, está en guerra. Es una crisis absoluta”, dijo el experto en una discusión en el Foro de Davos.

En este contexto se habla de alimentos en peligro de extinción. ¿Cuáles son algunos de ellos? A continuación, te los detallaremos:

-Miel: Greenpeace advirtió que, como consecuencia del empleo de productos tóxicos por parte de la agricultura industrial, la población de abejas está disminuyendo en todo el mundo. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación indicó que de unas 100 especies de cultivos que aportan el 90% de los alimentos a nivel mundial, 71 de ellos son polinizados por abejas.

-Café: Las áreas productoras más relevantes a escala mundial en el cultivo de la variedad de café arábica se ven perjudicadas por el calentamiento global.

-Cacao: el cambio climático también afectará a la producción de este fruto en Ghana y Costa de Marfil. Según informó el Centro Internacional de Agricultura Tropical en estos países las temperaturas aumentarán en más de 2 grados centígrados hasta el 2050.

-Atún rojo: su población ha llegado a disminuir más de un 85 por ciento en una década a causa de la pesca ilegal y la sobrepesca.

Otros alimentos que están en peligro de extinción son: el aceite de oliva; el arroz senia; la carne de potro; los mejillones; el melón; y el tomate amarillo; entre otros.

Los expertos consideran que nadie podía prever esta crisis alimentaria, aunque aseguran que esta no es culpa únicamente del conflicto en Ucrania, ya que el cambio climático también ha influido negativamente en las cosechas de determinados productos, como el trigo en EEUU, donde la producción invernal cayó un 2% provocada por la sequía severa que sufrieron algunos estados