Recibir un nuevo año conlleva siempre muchas emociones y, con la pandemia, mucho más. Sin dudas el 2020 pasará a la historia como uno de los años más difíciles que el mundo haya vivido en los últimos tiempos.

Sin dudas, sobran las razones para pedir deseos en la entrada a este 2021 y entre todas las opciones que hay para barrer las malas energías y atraer todo lo bueno, muchas personas siempre tienen presente 3 deseos esenciales: paz, salud y amor.

Pero, más allá de agradecer y pedir, según las terapias complementarias de Nadir Otermin Hamed se puede poner en práctica un ritual de deseos para empezar el nuevo año con la vibra bien alta.

Un ritual de limpieza interior

Sugieren que antes de iniciar cualquier procedimiento para atraer las buenas energías tanto en las almas como en los hogares, se debe estar limpio. El día 31 de diciembre, es importante que se haga una limpieza profunda del hogar.

Así también, realizarse un baño personal con agua y jabón blanco es considerado un rito esencial para sacarse todo el peso de encima de todo aquello que fue bloqueado en algunas decisiones.

Usar ropa interior de color rosa

Es una tradición que se traslada generación tras generación y es considerada una de las cábalas femeninas más significativas para atraer las buenas vibras y barrer las malas ondas. Regalar o recibir una prenda interior de color rosa -muchos optan por hacerlo en Navidad- y estrenarla el 31 por la noche.

Tirar sal en los rincones de la casa

Es considerado un ritual de sanación y depuración del hogar. Usar sal gruesa y unos días antes de que finalice el año, rosear en todas las esquinas de la casa. Lo ideal es barrerla a la mañana siguiente y arrojarla bien lejos para liberarse de todas las malas vibras del año que se deja atrás.

Encender velas y hierbas limpiadoras

Cada vela simboliza un deseo distinto y en vísperas de Año Nuevo, se debe tener en cuenta qué es lo que se quiere dejar atrás y qué es lo que se quiere mantener. Es necesario que estén encendidas la noche del 31. En cuanto a las hierbas, dicen que la mezcla de la ruda, la salvia y el romero es la indicada para hacer una limpieza energética profunda de todo el cuerpo.

Una costumbre del siglo XIX: comer 12 uvas

En la cena de fin de año, desde hace siglos, muchos acostumbran a comer un puñado de 12 uvas y luego pedir 12 deseos. Este ritual es símbolo de prosperidad y se supone que cada deseo es para cada mes del año que viene por delante