La secretaria general del sindicato de maestros Ademys, Mariana Scayola, no descartó hoy que ese gremio disponga medidas de fuerza ante el inicio del ciclo lectivo en la Ciudad de Buenos Aires, previsto para el próximo 17.

"Tenemos asamblea esta semana, el jueves, y no descartamos que haya medidas de fuerza, porque es mentira lo que dice el Gobierno, no es una presencialidad segura”, dijo Scayola al hablar con El Destape Radio.

En ese marco, agregó que “el panorama es complicado, y además estamos volviendo a las escuelas con el salario del año pasado, devaluado por la inflación”.

Scayola insistió en que “no hay condiciones para la presencialidad si siguen insistiendo con este protocolo, que ahora la propia ministra (Soledad Acuña) empezó a relativizar”.

“Hay escuelas -explicó- que no están ventiladas ni tienen un metro y medio de distanciamiento. En estas condiciones hay que dividir los grupos en dos, pero no ponen más maestras”.

La referente de Ademys, uno de los 17 gremios con representación en la Ciudad, afirmó que “hay cosas concretas para aplicar cualquier protocolo, y es poner más cantidad de docentes y acondicionar espacios que no tienen ventilación”.

Opinó que, “decirles a la familias que está todo bien cuando sabemos que no es así, resulta preocupante” y sostuvo que “ayer los colegios no tenían para medir temperatura, no había elementos de higiene y en algunos casos no funcionan los baños, lo que nos pone en riesgo a nosotros y a los chicos”.

Scayola remarcó que tampoco está resuelto el tema del transporte: “Ellos dicen que docentes y alumnos tenemos prioridad, pero la realidad es que los colectivos cuando están llenos no paran y en el tren se viaja hacinado”.

Asimismo, argumentó que, “seguramente", se irá hacia "un esquema mixto (de presencialidad y trabajo a distancia), pero para eso tienen que garantizar computadoras y conectividad”.

“Lo que va a pasar -continuó- es que se aplicará poco este protocolo y se van a generar contagios, y con las condiciones que estamos viendo será una explosión de casos”.

La líder sindical subrayó que, en la medida en que el Gobierno porteño "no presenta el sistema mixto como opción, no se hace cargo de cómo implementarlo".

"En definitiva, los chicos no van a tener esa presencialidad todos los días, tendrán menos días o menos horas, enfatizó.

“Además -indicó- el sistema mixto le da respuesta a todas esas familias que no quieren mandar a los chicos a las escuelas porque tienen un familiar en grupo de riesgo o no quieren viajar hacinados en transporte público”. (Télam)