El titular de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), Gerardo Martínez, se pronunció hoy por "la imperiosa necesidad de institucionalizar en serio el diálogo social tripartito"; advirtió que "los trabajadores tienen opinión" y enfatizó que "se impone alcanzar una alianza estratégica que determine qué país se quiere para las futuras generaciones".

Al exponer en la clausura de la 26° Conferencia Industrial de la UIA, el sindicalista expresó la necesidad de dialogar para determinar "el escenario de la economía productiva o real", y pidió "participación" de los trabajadores en las discusiones para definir "el país".

Martínez, secretario de Relaciones Internacionales de la CGT, explicó que el Gobierno tiene "una visión estratégica de desarrollo de la Argentina", por lo que deben participar los trabajadores, que representan "la demanda y tienen opinión".

"El sistema de las relaciones intercomerciales, relacionado con los intereses de cada sector, es contractualista. Los trabajadores representan la demanda, por lo que es preciso congeniar en una relación bilateral contractual con los empresarios para ofrecer la mano en el contexto de un proceso de desarrollo estratégico", puntualizó.

Añadió que "el llamado pacto corporativo se relaciona con la concordancia, por lo que se impone trazar un camino para alcanzar prosperidad o una luz diferente a futuro", y afirmó que "si no hay trabajadores no hay empresarios y viceversa" y el Estado debe tener "un rol preponderante, original, promotor y ofrecer un marco".

"Se requiere diálogo social en serio y no meros discursos y verborragia. Los actores sociales, como fuerza del desarrollo productivo, deben estar dispuestos a ese diálogo en el marco de la diversidad y a escuchar razonamientos a los que no están acostumbrados", agregó.

Para Martínez, miembro del Consejo de Administración de la OIT, debe definirse "si los sectores están dispuestos a comprometerse de forma seria y si tienen voluntad de alcanzar acuerdos, más allá de las no coincidencias y de las diferentes medidas", porque eso ocurre "a nivel mundial".

"Hay que dejar de lado los temas ríspidos y continuar avanzando. Para ello hay que entrenarse en el diálogo. Se requiere concordia, tolerancia y respeto mutuo sin ofendernos. Porque el desafío es producir un desarrollo estratégico con planificación", afirmó. Y dijo que debe incorporarse al proceso a los movimientos sociales.

Ello -añadió- es "fundamental" porque el país "está al borde del abismo". Y como tiene alto nivel de pobreza e indigencia, pidió "un salto cualitativo en la mirada estratégica", para lo cual es necesario aportar ideas y proyectos para el desarrollo.

"El país es rico pero está mal administrado, y es preciso pensar en lo que ocurrió para haber llegado a esa instancia", dijo.

Ratificó que el diálogo social "no puede ser discrecional, temporal y electoralista sino serio".

Martínez reivindicó el Plan de Desarrollo Humano Integral que lanzó en la Uocra con movimientos sociales, lo cual, dijo, implica innovación y cambios estructurales. (Télam)