La conducción nacional del Sindicato de Conductores de Trenes La Fraternidad, que encabeza Omar Maturano, acató hoy la conciliación obligatoria dispuesta por el Ministerio de Trabajo y levantó el paro general de 24 horas que durante parte del día paralizó los servicios ferroviarios, dispuesto en reclamo del pago de un bono a jubilados y pensionados y la eliminación de Ganancias.

La medida de fuerza había sido anunciada hace tres semanas por la Unión General de Asociaciones de Trabajadores del Transporte (Ugatt) que orienta Maturano, entidad paralela a la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) del también ferroviario Sergio Sasia, aunque los colectiveros no adhirieron a la protesta.

La Unión Tranviarios Automotor (UTA), que milita en la Ugatt y conduce Roberto Fernández, acató el lunes por la noche la Ley 14.786 impuesta por Trabajo y suspendió la huelga nacional de hoy.

Los servicios ferroviarios permanecieron paralizados desde la medianoche hasta horas de la tarde de este martes, ya que La Fraternidad desoyó el dictado de la conciliación obligatoria, en el contexto de una protesta a la que adhirió el dirigente Rubén Sobrero, de la filial Oeste de la Unión Ferroviaria (UF).

Maturano se avino a levantar la huelga luego de un encuentro con los ministros de Trabajo y de Transporte, Raquel Olmos y Alexis Guerrera, por lo que el jefe sindical sostuvo luego que el gremio postergó la protesta durante 20 días para conformar una mesa de negociación.

El sindicalista reclama que la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) y el ministro de Economía, Sergio Massa, ofrezcan respuestas a las carteras de Trabajo y de Transporte respecto del reclamo de un bono de 50 mil pesos para jubilados y pensionados y la eliminación de la aplicación a los sueldos del Impuesto a las Ganancias elevado por la Ugatt, detalló.

Un comunicado de la entidad del transporte difundido hoy sostuvo que la medida de fuerza fue convocada en defensa de "la dignidad de los trabajadores jubilados y pensionados", y afirmó que la resolución del conflicto por parte de los funcionarios "es difícil, como el gremio sabe también de la preocupación de Massa" por el sector pasivo.

"Los trabajadores del transporte, la logística y los servicios saben todo eso pero luchan, porque aprendieron desde niños que las peleas justas están para darlas y no siempre para ganarlas. La Ugatt continuará luchando en esa mesa de diálogo propuesta por Olmos y se siente tranquila por haber cumplido con la palabra empeñada", concluyó el documento.

Luego de la reunión con Olmos y Guerrera, el dirigente sindical aseguró que si es necesario "se adoptarán nuevas medidas y se anunciarán con la debida anticipación, como ésta".

Olmos había invitado a Maturano a dialogar y debatir con Trabajo y Transporte, pero le reclamó el acatamiento de la conciliación obligatoria y que "no perjudique a los usuarios y trabajadores que necesitan el tren para regresar a sus hogares", sostuvo la ministra.

Sin embargo, en declaraciones radiales aseguró que se trató de "un paro político" y acusó a la organización gremial de "confrontar" con las medidas del Gobierno nacional.

"En realidad, no acatar una conciliación es una situación excepcional. Este conflicto no es gremial sino netamente político por un reclamo para los jubilados en general", apuntó.

Los servicios ferroviarios se mantuvieron paralizados desde la medianoche hasta esta tarde, lo que generó graves inconvenientes a los usuarios, en especial esta mañana.

La protesta provocó en Liniers, Constitución, Plaza Miserere y Retiro que se formasen extensas filas a la espera de abordar un colectivo hacia el conurbano, y se sumaron remiseros, camioneros santafesinos, carga y descarga y recolectores de Córdoba.

(Télam)