La Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN), que conduce Julio Piumato, convocó para mañana a un nuevo paro nacional, con movilización hacia los tribunales porteños y hacia cada dependencia del interior del país, en demanda del inmediato cobro del tercer y cuarto tramo del incremento salarial negociado en paritarias.

Los judiciales habían paralizado las tareas durante toda la jornada el jueves último y se movilizaron en demanda de un aumento salarial del 15 por ciento retroactivo a julio último y de otro 10 por ciento a partir de septiembre ante "el proceso inflacionario".

Piumato, también secretario de Derechos Humanos de la CGT, sostuvo en un comunicado que "la inflación no da tregua, es posible que supere el 52 por ciento en el año y hay que ganarle ya".

El titular de la UEJN convocó a una huelga nacional con movilización hacia el Palacio de Tribunales, en la ciudad de Buenos Aires, y hacia cada dependencia judicial en las provincias en demanda de un aumento salarial.

El dirigente gremial explicó que ese 25 por ciento de mejora de los haberes debe ser remunerativo y bonificable para todas las categorías del escalafón judicial; exigió que el acuerdo incluya una cláusula de revisión y dijo que "sin salarios dignos no hay justicia".

De esta manera, el sindicato convocó al segundo paro nacional en lo que va de agosto para mañana, en el contexto de un acuerdo de ministros de la Corte Suprema de Justicia.

El dirigente gremial adelantó que el paro nacional de mañana comenzará a las 10, con concentración en el Palacio de Justicia, y que en el interior del país se iniciará a las 9, y contemplará movilizaciones de los trabajadores hacia cada dependencia de la actividad.

Además, advirtió hoy en un documento que no otorgarse de inmediato ese aumento los judiciales paralizarán las tareas nuevamente durante 36 horas el 26 y 27 de este mes, también con marchas, y señaló que luego se convocará a una protesta por 60 horas.

El sindicalista también reclamó la incorporación del gremio al directorio de la obra social de la actividad (Ospjn), y denunció que el centro asistencial judicial padece de "arcaica burocracia y demoras inusuales hasta para realizar los más simples trámites". (Télam)