El secretario general de la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA), Héctor Laplace, advirtió que "es preciso pregonar a diario con el ejemplo y una excelente conducta", por lo que aconsejó "no olvidar la proveniencia", y enfatizó que en la organización sindical nacional "no hay lugar para los bandidos".

El dirigente formuló esos conceptos al clausurar el seminario virtual nacional de tres días "Actualidad y futuro del trabajo y el trabajo del futuro", organizado por el gremio y dictado por el Instituto Internacional de Formación, Estudios y Capacitación Social del Sur (Incasur), señaló hoy un comunicado de prensa.

"Es preciso pregonar la necesidad de tener una excelente conducta, porque los dirigentes se relacionan con los trabajadores, sus salarios, su asistencia social, su calidad de vida y su derecho al turismo. El peor error en la vida es cometer lo que no se debe en el cumplimiento del deber encomendado, por lo que en el interior de la AOMA no hay lugar para los bandidos", expresó el dirigente en su mensaje de clausura.

Además de repudiar por "muy grave" la decisión de la multinacional Glencore de cerrar el establecimiento minero de El Aguilar, en plena puna jujeña, Laplace envió un mensaje por elevación a los dirigentes sindicales y sostuvo que "el futuro, cuando los jóvenes lideren el sindicato, será de los mejores dirigentes".

"Para que ello ocurra hay que trabajar mucho, estudiar y estar junto a la gente. Muchos hablan de los malos dirigentes y solo basta un par de malos ejemplos para que todos sean metidos en la misma bolsa. Eso es muy triste, porque la generalización es parte del llamado costumbrismo argentino", remarcó.

Laplace aseguró que para ser un dirigente "creíble y confiable" no es preciso ser "un intelectual", aunque precisó que "es necesario evitar a toda costa los errores".

El seminario fue organizado para capacitar a dirigentes de base mineros de todo el país sobre temas coyunturales laborales, sociales, políticos y económicos, que según el sindicalista fueron agravados por la pandemia de coronavirus.

Para Laplace, la participación motiva la capacitación y "la necesidad de aprender siempre un poco más para desempeñar un mejor rol sindical en todo el país". (Télam)