La Unión Obrera Ladrillera (Uolra) que lidera Luis Cáceres reivindicó hoy la participación del gremio en la campaña "Segura en casa, segura en el trabajo", lanzada para promover espacios seguros y solidarios para las mujeres de la actividad y sus hijos, fortalecer "la identidad de ese sector y reconocer la importancia de su rol", informó la organización.

La reivindicación de la trabajadora ladrillera y de su rol, bajo el slogan "Trabajo, no ayudo", fue realizada hoy de forma virtual por la secretaria de Interior del sindicato, Ana Lemos, en un encuentro de la Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera (ICM), lo que se inscribió en el contexto de las actividades del Foro Social Mundial (FSM) 2021.

La ICM convocó al seminario web regional "Mujeres y jóvenes sindicalistas de la construcción y materiales de la construcción en América Latina", organizado por la Oficina Regional de la organización para América Latina y el Caribe, como parte del FSM, y presentó "las buenas prácticas de jóvenes y mujeres sindicalistas en la Covid-19".

Lemos participó junto con el referente de la juventud de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), Sebastián Marza, y en su exposición destacó la importancia de la convocatoria y de la iniciativa regional de generar "un espacio de participación gremial".

La Uocra, que lidera Gerardo Martínez, está adherida a la ICM, cuyo Comité Regional de Mujeres ratificó en 2018 a Marta Pujadas, abogada del gremio, como su presidenta.

La 4ª Conferencia Regional de la ICM, realizada en la ciudad dominicana de Santo Domingo a fines de 2018, eligió a las autoridades del Comité Regional para el período 2018-22, a cuyo frente está el panameño Saúl Méndez. y aprobó 8 resoluciones en atención a "la coyuntura y situación de la industria y sus trabajadores en la región".

El Foro Social Mundial, creado en 2001 en Porto Alegre, Brasil, para contrarrestar el Foro Económico Mundial de Davos, es un espacio abierto organizado por sindicatos y movimientos sociales para debatir sobre alternativas a la globalización neoliberal.

(Télam)