El Gobierno de Río Negro y los gremios estatales retomaron las negociaciones salariales y las autoridades, junto con los sindicatos de ATE y UPCN, resolvieron pasar a un cuarto intermedio hasta el próximo 6 de febrero, una propuesta que fue rechazada UNTER, la organización que representa a los trabajadores de la educación, según indicaron fuentes de las partes que se encuentran en medio de estas tratativas.

Como parte de las negociaciones, ATE informó que demandó un incremento salarial de inicio que se ubique por encima de la inflación con los haberes del mes de febrero y una actualización bimestral automática y acumulativa de acuerdo a la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que publica el INDEC y otros centros estadísticos.

Asimismo, que se implemente un plan de regularización de las sumas no remunerativas otorgadas en la pauta salarial 2022, y, en relación a la segunda cuota del Salario Anual Complementario (SAC) 2022, se solicitó la corrección que incluya la recomposición del mes de enero con el que finaliza la paritaria 2022 y que debe impactar en este ítem.

Además, exigió que los incrementos salariales sean otorgados de forma acumulativa y resguardar de esta manera el poder adquisitivo de los trabajadores.

Por su parte, el gremio docente UNTER acusó al Ministerio de Educación y Derechos Humanos de Río Negro de "apostar a la dilación y al conflicto", cuando la provincia se encuentra "a menos de diez días del inicio del año escolar".

"Las autoridades se presentaron a la reunión paritaria convocada para hoy sin ninguna propuesta concreta. Luego de escuchar los distintos planteos realizados, solicitó al ministerio de Trabajo el pase a un cuarto intermedio hasta el lunes 6 de febrero. Es un plazo sumamente extenso, que rechazamos fuertemente. Entendemos que se dilatan los tiempos para la discusión salarial, y así lo dejamos manifestado en el acta paritaria", explicó la secretaria general, docente Silvana Inostroza.

Mediante un comunicado se informó que "durante el encuentro, la representación gubernamental no reconoció ninguno de los reclamos centrales de UNTER, tanto en relación al cumplimiento de la última acta paritaria homologada como al desfasaje entre el porcentaje de recomposición salarial del 2022 respecto del proceso inflacionario".

Con respecto al reclamo por las liquidaciones mal realizadas en noviembre, el gremio exigió su "urgente corrección y reiteró el pedido de re-liquidación del mes de octubre con la devolución de los montos descontados ilegalmente".

En la audiencia paritaria, el sindicato docente también planteó la necesidad de recibir un aumento para febrero que permita tener un salario digno que supere el proceso inflacionario.

En cuanto a la pauta salarial 2023 solicitó que los aumentos sean de manera acumulativa y con componentes remunerativos.

Asimismo, se propuso implementar una cláusula de revisión y actualización automática bimestral, que no solo tome en cuenta el IPC nacional sino también el que se elabora en Viedma y en la provincia de Neuquén, bajo el monitoreo de una mesa del salario conformada por los sindicatos y representantes del gobierno.

"También dejamos expresado en el acta paritaria que vamos a llevar adelante acciones políticas tendientes no sólo a recuperar el 10% descontado, sino al recupero del poder adquisitivo con la revisión y actualización del último trimestre del año pasado y a obtener una pauta salarial acorde con los requerimientos de la gremial", agregó Inostroza. (Télam)