La conducción de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud (Fesprosa) ratificó hoy la jornada nacional de lucha del 21 de septiembre próximo, que incluirá una marcha hacia el Ministerio de Salud, en demanda de "aumentos salariales en blanco que superen el proceso inflacionario, paritarias, el 82% móvil y el cese del empleo precario".

Un comunicado de la organización sostuvo que los trabajadores también reclamarán "libertad sindical", y repudió el atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner al condenar "el accionar de grupos ultraderechistas que promueven la estigmatización de los sectores populares, migrantes, mujeres, trabajadores y sus entidades representativas"

La Fesprosa sostuvo además que "las luchas contra el ajuste en general y en la salud en particular no se detendrán", por lo que se dispusieron un paro de 36 horas en La Rioja y Chaco, otro por tiempo indeterminado en Catamarca, continuidad del conflicto en Río Negro y Santa Fe, marcha de enfermería en la ciudad de Buenos Aires y movilización mañana en Neuquén, describió.

"El gremio nacional reclama un sistema de salud universal gratuito y de calidad, en el irrestricto contexto de defensa de las libertades democráticas y los derechos laborales", sostuvo. Y decidió "el alerta y repudio" ante toda declaración, proyecto o normativa que procure criminalizar la protesta social y el derecho de huelga. (Télam)