La CTA de los Trabajadores que conduce el gremialista y diputado Hugo Yasky reivindicó, a través de un estudio técnico, "el fuerte crecimiento del salario mínimo, vital y móvil desde la asunción del expresidente Néstor Kirchner en abril de 2003" y sostuvo que esa política -de recuperación salarial- implicó que el poder adquisitivo del ingreso salarial mínimo fuese en 2011 "más del doble en relación con el nivel de 2001".

El Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (Cifra), que está ligado a la CTA de los Trabajadores, sostuvo sin embargo que el salario mínimo sufrió una posterior baja relativa, ya que entre 2011 y 2015 su capacidad de compra se redujo el 8,4%, y sobre todo remarcó que desde la asunción del expresidente Mauricio Macri "el deterioro fue intenso y perdió un 25,1% adicional, luego de cuatro años consecutivos de aumentos nominales inferiores a la inflación".

"Entonces (con la gestión de Cambiemos) perdió casi un cuarto de su capacidad adquisitiva", puntualizaron desde el centro de estudios.

Y luego, en relación al primer año de la gestión del Frente de Todos, el estudio de Cifra reseñó que "en 2020 se dispusieron incrementos salariales por decreto de 3.000 y de 1.000 pesos en enero y febrero, pero no cambió el valor del mínimo hasta octubre, y todo fue por un monto acotado".

Esta situación, agregaron, provocó una caída adicional del poder adquisitivo respecto de 2019, que fue del 10 por ciento en promedio y, en marzo último, con la aceleración del proceso inflacionario, los aumentos acordados en octubre de 2020 "quedaron prácticamente anulados en términos reales, ya que la capacidad de compra ese mes fue muy similar a la de septiembre, por lo que la negociación sólo sirvió para no continuar perdiendo".

"Ello sin embargo no permitió recuperar un nivel salarial ya muy disminuido. En marzo último el poder adquisitivo del ingreso mínimo se ubicó 37,5% por debajo del nivel de 2015, por lo que para regresar a los valores vigentes hacia el final del gobierno de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner tendría que saltar a 35.000 pesos, lo que representaría un aumento de casi el 70 por ciento", concluyeron desde el estudio de la CTA.

También se recalcó que en 2019, en el último año de la gestión de Mauricio Macri, el salario mínimo real se ubicó un 25% por debajo del nivel de 2015 mientras que en 2020, año que coincidió con la pandemia de coronavirus, cayó otra vez en promedio un 10%.

Según el estudio de Cifra, "es posible plantear una comparación con la canasta de pobreza para una familia tipo, respecto de la cual (el salario mínimo) es una proporción cada vez menor, ya que en marzo de 2021 permitió comprar el 35,5% de esa canasta", alertó el centro de análisis y formación.

Por todo lo anterior, Yasky adelantó a Télam que la posibilidad de aceptar el próximo martes, en la reunión del Consejo del Salario convocada por Trabajo, un aumento de entre el 35% y 40%, "es posible", pero sólo si el sector de las cámaras empresarias se aviene a pagarlo en un único tramo. (Télam)