La Unión del Personal Superior de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Upsafip) presentó en el Congreso un proyecto de ley que propone un sistema de nuevas deducciones para la cuarta categoría del Impuesto a las Ganancias, lo que aliviará a "los consumidores, ayudará a reducir el empleo informal y dinamizará la economía", afirmó.

El gremio, que lidera Julio Estévez (h), sostuvo en un documento que la iniciativa propone deducciones abarcativas de los consumos facturados, lo que generará "una espiral con tracción hacia la formalización económica e inversión doméstica fuera del dólar".

"Ante la crisis y el gran desconocimiento impositivo, los profesionales del gremio -con años de experiencia en el organismo- redactaron un proyecto integral para ayudar al ciudadano a tener más recursos. También contempla un elemento central para que comience una espiral que terminará con el empleo en negro e impulsará dinamismo económico", dijo.

Estévez (h) sostuvo en el documento que la titular de la seccional Buenos Aires y porteña de la Upsafip, Mariana de Alva, logró de forma rápida el respaldo en el Congreso Nacional a la iniciativa de los diputados sindicales Sergio Palazzo (bancarios) y Hugo Yasky (CTA) y, hoy, se sumaron los gremios del Gas, de Luz y Fuerza y de Estaciones de Servicios.

"Las personas físicas en relación de dependencia abonan hoy mucho más por Ganancias que hace algunos años: las empresas y la economía en negro crecen sin freno al mismo tiempo, lo que facilita un proceso inflacionario descontrolado", argumentó el dirigente.

De Alva, principal autora de la iniciativa que presentó al senador oficialista Antonio Rodas, aseguró que el proyecto habilita "la deducibilidad de todo cuanto consume quien está alcanzado por el impuesto, al igual que su grupo familiar, sea en la industria o por servicios, y queda afuera todo consumo de mercadería importada para hacerlo de forma directa y las compras realizadas en el exterior por cualquier medio y razón", añadió.

"El consumo debe estar facturado y documentado. Se habilita la deducción de los intereses y capital de créditos hipotecarios para dirigir una mayor porción de la colocación de las finanzas en esos créditos y de las tasas que decida el Estado. También la deducción de inversión en compra de paquete accionario de 'empresas estratégicas', que deberán definirse por ley y tendrán un 51% de capital estatal", dijo la tributarista.

De Alva enfatizó que serán empresas de intervención estatal en mercados estratégicos (agro, energía, entre otras), e infraestructura y desarrollo del comercio exterior (trenes, puertos, astilleros, flota naval, aeropuertos), a fin de no depender de la inversión externa, concentrar el ahorro que va al dólar y evitar la concentración y extranjerización.

"El vuelco de la gran masa de dinero que ello implicaría habilitaría a un control temporal de precios para evitar la succión de sus formadores vía inflación por aumento de la demanda. El abastecimiento debe ser exigido con el congelamiento en función de la transferencia directa a la industria nacional que esa mayor demanda implicará. La propuesta reactivará la economía en un año electoral y generará un derrame virtuoso desde la clase media hacia los trabajadores, y sin emitir un peso ni endeudarse. Otro propósito indirecto pero que también impactará es que la economía se bloqueará por completo", dijo Estévez (h).

De Alva agregó que el Impuesto a las Ganancias que se deje de recaudar volverá en incremento del IVA, el impuesto al cheque, otros internos y Ganancias de las otras tres categorías a partir del multiplicador de la velocidad de transferencias de las nuevas operaciones, y añadió que "habrá 2 millones de inspectores en la calle para exigir facturas por todo, lo que multiplicará los empleos registrados de forma exponencial, evitando el ahorro hormiga en dólares y desalentando viajes al exterior y compra de importados".

"Una porción se dirigirá hacia el crédito hipotecario. El Estado administrará la tasa, ya que es quien paga los costos de capital más interés; se reducirán las tasas de referencia y habrá un férreo control de precios porque la gente apoyará la medida, por lo que el proyecto de ley implicará que no se mueva más el mínimo no imponible", concluyó. (Télam)