La Unión de Recibidores de Granos y Anexos (Urgara) destacó esta tarde "el elevado acatamiento" de la huelga general nacional iniciada a las 6 de hoy junto con el gremio aceitero en todos los puertos del país en rechazo de "la dilación de las cámaras patronales para celebrar paritarias", y ratificó la continuidad de las medidas de fuerza.

La Urgara aclaró hoy en un comunicado que "la intransigencia patronal" para acordar salarios nunca "se fundamentó en la plata sino en la política", ya que las cámaras utilizan a los trabajadores para "limitar al Gobierno y producir su desgaste", aseguró.

Los recibidores de granos y los aceiteros habían acordado hace algunos unos meses un plan de lucha gremial conjunto, por lo que desde las 6 de hoy y ante "la ausencia de respuestas ante la demanda de mejora salarial" iniciaron una huelga en todos los puertos.

“Los empresarios se vanaglorian de que están en condiciones de aguantar meses sin que se les mueva el amperímetro por las huelgas. Mientan al afirmar como excusa que les fue mal a nivel económico, lo que desnuda su soberbia y cinismo", señaló el secretario general del sindicato, Pablo Palacio, en el documento de prensa difundido hoy.

El comunicado, titulado "Con plata no se puede comprar la verdad", denunció además que el sindicato "es blanco de una campaña difamatoria en los medios de comunicación por parte de empresarios inescrupulosos que instalaron mentiras en procura de restar legitimidad a los reclamos de los trabajadores", añadió el sindicalista.

Para el dirigente, las cámaras "nunca demostraron intención real de lograr un acuerdo paritario con los gremios y solo procuraron dilatar las negociaciones permanentemente".

"Los empresarios no sufrieron pérdidas. Durante el primer semestre de este año hubo exportaciones récord que constituyeron el 90 por ciento de sus ingresos. También se redujeron las retenciones a la soja y sus derivados, se devaluó el peso y algunos commodities lograron su precio más elevado en años", indicó el gremialista.

Palacio negó las acusaciones empresarias de que los gremios reclamaron un aumento del 176 por ciento y que tienen que endeudarse en 1.000 millones de pesos para enfrentar las demandas, ya que solo "la soja les produjo ganancias por 900 millones de dólares".

El dirigente denunció una demora de cuatro meses para revisar el anterior acuerdo paritario y explicó que el 25 por ciento otorgado en mayo correspondió a la paritaria de 2019.

La Urgara y el sindicato aceitero aseveraron que las protestas continuarán hasta que "se satisfagan las demandas gremiales", y ratificaron la necesidad de reducir la jornada laboral en los ámbitos laborales "inseguros", según confirmaron ambas organizaciones.

(Télam)