El Sindicato de Conductores de Trenes La Fraternidad decidió un paro nacional de 24 horas para el próximo martes en demanda del inmediato pago de "la deuda acumulada de 140 millones de pesos que el Estado mantiene" con la obra social del gremio, informaron fuentes gremiales que participaron en la reunión de conducción de la CGT.

El consejo directivo de la central obrera, que colideran Héctor Daer y Carlos Acuña, deliberó hoy por última vez en el año durante más de tres horas en Azopardo 802, ocasión en la cual el titular del gremio La Fraternidad, Omar Maturano, anunció un paro de 24 horas en demanda del cobro inmediato de esa deuda, según las fuentes gremiales.

Los dirigentes consultados por Télam señalaron que el debate sobre "la compleja situación de las obras sociales, que se agravó como consecuencia de la irrupción de la pandemia de coronavirus, acaparó gran parte del encuentro y hubo fuertes y acaloradas discusiones y, en ese marco, Maturano anunció la huelga", puntualizaron.

"Muchas obras sociales están en situación de quiebra, otras con graves dificultades y, mientras tanto, los funcionarios del área alegan no saber de forma cabal el monto total que adeudan al sistema solidario de salud", confiaron los voceros consultados.

Las fuentes aseguraron que la obra social de La Fraternidad recibía 12 millones de pesos mensuales de forma previa a la pandemia, lo que luego del aislamiento social se transformó en 4 millones y "a veces en nada", por lo que "la situación de ese y otros sindicatos es insostenible, ya que un sector superavitario es ahora deficitario".

El consejo directivo de la CGT realizó durante más de tres horas un balance socio-político de la realidad y analizó lo actuado por la conducción nacional obrera.

En ese contexto, los dirigentes intercambiaron puntos de vista respecto de la realidad social, política, gremial y de las obras sociales, y analizaron "la pérdida salarial producida en el complejo cuadro de emergencia sanitaria, que incluyó suspensiones y despidos, además de reducción de los haberes y de la disminución de los aportes" a los gremios.

Además de Daer y Acuña, quien convocó a la unidad del movimiento obrero para 2021, participaron entre otros Andrés Rodríguez (UPCN), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Antonio Caló (UOM), Armando Cavalieri (Mercantiles), Gerardo Martínez (Uocra), Gastón Frutos (Panaderos), Hugo Benítez (Textiles) y Roberto Fernández (UTA).

De forma previa al inicio de la reunión, el consejo directivo recibió al ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, quien según varios dirigentes sindicales anunció en representación del Gobierno nacional "un plan de 500 mil viviendas en 7 años".

"Ferraresi anunció la construcción de 500 mil viviendas para trabajadores y sus familias en un plazo de 7 años. Esas unidades se levantarán en terrenos de los sindicatos o en los que el Estado tenga en desuso actualmente", aseguraron los voceros gremiales.

El secretario de Prensa y Comunicación de la CGT, el dirigente del gremio del Seguro Jorge Sola, aseguró en un documento que la conducción y Ferraresi analizaron "el impulso y generación de un plan habitacional para los trabajadores y sus familias".

"Esa iniciativa tendrá una fuerte impronta federal. El ministro destacó su decisión y la del presidente Alberto Fernández de generar los canales para implementar esos objetivos a través de las organizaciones gremiales. Ello responderá a las necesidades del techo propio y del acceso a la tierra de las familias obreras y generará empleo", afirmó.

Sola adelantó también en el documento cegetista que de forma "consensuada" se integrarán los equipos técnicos para realizar ese trabajo habitacional en conjunto. (Télam)