La conducción del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) señaló hoy su "enorme preocupación" ante "el aumento exponencial de contagios por coronavirus y su directa repercusión en las escuelas nacionales", y ratificó que las clases presenciales solo son posibles "si se garantiza la salud y seguridad de la comunidad educativa".

Un documento del gremio que conduce en todo el país Jorge Kalinger afirmó que para ello es preciso cumplir "las actas paritarias de 2020-21, los protocolos nacionales y jurisdiccionales y las resoluciones del Consejo Federal de Educación (CFE), y también el monitoreo de las condiciones epidemiológico-sanitarias para evaluar de manera permanente y oportuna las decisiones adoptadas y realizar los ajustes necesarios".

El Sadop, que representa a más de 70 mil afiliados en todo el territorio nacional, exigió a los empleadores de gestión privada el cumplimiento del deber de garantizar la seguridad, a lo que están "legalmente obligados", y de los protocolos vigentes; la protección integral de los docentes; la salubridad en los establecimientos y el otorgamiento a los trabajadores del material de protección personal para "el ejercicio cuidado de la actividad cotidiana".

El sindicato también exigió a los patrones privados que "se abstengan de cualquier intento de flexibilizar las reglamentaciones vigentes", y solicitó a los Estados nacional y provinciales que "se arbitren los medios de control necesarios para garantizar el cumplimiento de las medidas de protección convenidas y la realización de los máximos esfuerzos para reorganizar y supervisar el funcionamiento del transporte público".

Del mismo modo, reclamó al Ministerio de Educación la inmediata convocatoria a una reunión en el contexto del Observatorio del Regreso Presencial a las Aulas, creado por la Resolución 386/21 del CFE y ratificado en el acta-acuerdo paritaria de febrero último.

"Es imprescindible que en todo el país se aplique el Plan de Vacunación acordado en la paritaria y que se respeten los plazos y el orden de prioridades convenidos. Ante la segunda ola de la Covid-19, los docentes continúan garantizando a diario en las escuelas el derecho a la educación y fortaleciendo la prevención y el cuidado de estudiantes y familias, que son cuestiones imprescindibles para afrontar la grave pandemia", afirmó.

El Sadop ratificó su "compromiso inclaudicable" con el cuidado de la salud, la defensa de los puestos de trabajo y el sostenimiento de la continuidad pedagógica, y se pronunció por la construcción colectiva y solidaria de una presencialidad cuidada, para lo que se requiere "dignas condiciones y medio ambiente y una activa participación de los trabajadores". (Télam)