La seccional porteña del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) ratificó hoy la continuidad de la retención de tareas presenciales y el dictado de clases virtuales hasta el 30 de abril próximo, cuando expire el decreto presidencial, y ratificó de plano su rechazo a la insistencia del Gobierno porteño para que los trabajadores regresen a las aulas.

"El Sadop cumplirá hasta el 30 de abril próximo el contenido del decreto presidencial 421/21, que determinó durante dos semanas el regreso a la virtualidad para dictar clases en la ciudad", explicó esta tarde a Télam el secretario de Prensa, Javier Mauad.

La decisión del gremio, que el lunes último había paralizado las tareas junto con la UTE, la Ademys y otros sindicatos, se fundamentó en "la necesidad de cumplir las leyes" ante el incremento de contagios por la Covid-19 y el polémico fallo de la justicia metropolitana.

La conducción sindical aplicará hasta el 30 "una retención de tareas presenciales", porque un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) es "una ley nacional y, como toda ley, es preciso cumplirla, y nadie puede obligar a los trabajadores a no hacerlo".

El gremio reclamó a las autoridades metropolitanas "responsabilidad" y sostuvo que a la insistencia oficial para regresar a la presencialidad "se suma el deficiente plan de vacunación, que está muy lejos de lo resuelto por el Consejo Federal de Educación (CFE)". (Télam)