El Gobierno de Entre Ríos y los gremios docentes de esa provincia acordaron hoy un incremento del 20% para los haberes de septiembre y una nueva convocatoria en octubre, al igual que con los sindicatos estatales, luego de un mes de negociaciones en el que sucedieron rechazos a propuestas e incluso medidas de fuerza.

También se acordó analizar las situaciones producidas por la ampliación horaria, mantener la paritaria abierta hasta que se conozca el índice de inflación de septiembre y progresar hacia una "cuota de solidaridad" de todos los docentes solicitada por los gremios.

El acuerdo "es un paso muy importante para dar continuidad al ciclo lectivo en condiciones normales, que es lo más importante para asegurar la calidad y equidad en la educación", dijo el presidente del Consejo General de Educación (CGE), Martín Müller.

Müller resaltó la decisión de "escuchar, promover el diálogo y acercar posiciones" para "enfrentar de la mejor manera la difícil situación que produce la escalada inflacionaria" y convocó a un "compromiso de todas las partes para continuar el diálogo" para garantizar los días de clases.

La oferta aprobada por los cuatro gremios establece un incremento del 20% con los haberes de septiembre, teniendo como base los sueldos de febrero, y la reanudación de las paritarias a principios de octubre, para debatir una actualización del código por traslado docente.

La Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), sindicato docente mayoritario de la provincia, había exigido un aumento que "ubique los salarios por encima de la inflación", un aumento de asignaciones familiares y de los topes, mantener la paritaria abierta.

Aún así, consideraron que los sueldos docentes se mantienen "lejos de lograr el objetivo de cerrar el año por encima" de la inflación.

También se encontraron representantes de la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET), la Unión Docentes Argentinos (UDA) y el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop). (Télam)