El secretario general adjunto de la Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires (Udocba), Alejandro Salcedo, reclamó hoy la suspensión de la presencialidad en las escuelas en la totalidad de los distritos bonaerenses y demandó "la adopción de urgentes medidas".

Esa exigencia fue formulada por la Udocba, que lidera Miguel Díaz, desde el inicio de la segunda ola de la Covid-19, por lo que Salcedo se preguntó hoy "qué tiene que pasar para que se adopten medidas" y aseguró que de esta forma "los casos seguirán subiendo".

"La circulación de personas genera también la circulación del virus, lo que supone contagios, internaciones, ocupación de camas UTI y muertes. Hay que cortar esa cadena”, aseguró el dirigente ante el incremento de casos registrado en las últimas 24 horas.

"La circulación de personas genera también la circulación del virus, lo que supone contagios, internaciones, ocupación de camas UTI y muertes. Hay que cortar esa cadena”.

Ayer hubo 745 muertos y 35.543 infectados, por lo que el sindicato ratificó hoy el reclamo de suspensión de las clases presenciales para detener la circulación del virus.

El gremio realiza relevamientos y presentaciones en varios distritos que están en fase 3 por la saturación del sistema sanitario y la cantidad de docentes y alumnos aislados, como en Bragado, Balcarce y Patagones, entre otros, y denunció que la comuna de General Pueyrredón atraviesa "el estado de alarma epidemiológica", indicó un comunicado.

"No obstante esa realidad, el Gobierno provincial no decidió para ese distrito la fase 2, por lo que no es posible suspender las clases presenciales", puntualizó Salcedo.

La Udocba elevó varias notas al Ejecutivo provincial, la última luego del informe del Conicet sosteniendo que la presencialidad genera mayor cantidad de contagios.

Salcedo exigió "el cuidado de las personas" y "urgentes decisiones" para detener "la escalada de casos" y advirtió que si ello no ocurre "las medidas las tomará la Udocba".

(Télam)