Los usuario del transporte interurbano de la provincia de San Luis volverán a contar con el servicio desde mañana y luego de cinco días de paro, debido a que la Dirección de Relaciones Laborales dictó una conciliación obligatoria que tendrá vigencia por 15 días.

Ese fue el resultado de la audiencia mantenida entra la Unión Tranviario Automotor (UTA), las empresas y el gobierno provincial esta mañana, confirmó el secretario General de la UTA local, Iván Piñeyro.

Si bien no se llegó a un acuerdo entre las empresas y el gremio que reclama la aplicación de la escala salarial aprobada a nivel nacional y el pago de la deuda que se mantiene con los trabajadores, se abrió un período de 20 días para poder negociar una solución.

Sin embargo, Piñeyro consideró “agotadas las negociaciones” pero afirmó que el gremio levantara el paro a partir de mañana “por respeto a la gente”.

La medida afecta a todos los corredores de la provincia, alcanzando a unas 100.000 personas que utilizan esos servicios diariamente.

La Cámara de Empresarios del Transporte responsabiliza por esta crisis al gobierno provincial, que se niega a recibir los fondos nacionales destinados al transporte, y solicitó formalmente al gobernador de la provincia, Alberto Rodríguez Saá, que intervenga directamente y no a través de sus funcionarios para alcanzar un acuerdo.

Rosa Gómez, propietaria de dos empresas de transporte interurbano, declaró que "no sólo están incumpliendo desde el gobierno de San Luis con los subsidios sino también con la colocación de máquinas micronautas para controlar el expendio de boletos e inspeccionar la cantidad de pases libres que existen".

Señaló además que la situación "es insostenible para las empresas porque con lo que se recauda por corte de boleto no se pueden enfrentar los gastos de combustible y menos pagar los sueldos".

El levantamiento del paro trae alivio a los usuarios, sobretodo porque a partir del lunes próximo se reanudan las actividades suspendidas por las vacaciones de invierno. (Télam)