El Ministerio de Trabajo dictó hoy la conciliación obligatoria por un período hábil de 15 días en el conflicto que mantienen la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) porteña y el colegio privado Asociación ORT Argentina por el despido de dos docentes que se adhirieron a un paro docente.

La directora nacional de Relaciones y Regulaciones del Trabajo, Gabriela Marcello, aplicó la Ley 14.786 de conciliación obligatoria a partir de ayer y durante un período hábil de 15 días y convocó a las partes a una audiencia de conciliación para el jueves 29 de abril.

El colegio privado ORT había despedido el lunes a dos profesoras por haber adherido a una huelga realizada por varios sindicatos docentes porteños el miércoles de la semana pasada en demanda de la vacunación de los profesores y de la virtualidad de la enseñanza, antes de la entrada en vigor del decreto presidencial que suspendió las clases presenciales.

Las profesoras y la UTE habían denunciado "las demoras en incluir al personal docente en el plan de vacunación por parte del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires".

Las trabajadoras cesanteadas son Mariana Sampaiño y Violeta Sznaider, quienes cumplen tareas en el establecimiento desde hace más de una década.

Sznaider dicta Historia, Formación Ética y Ciudadana, y Sampaiño esas mismas materias y Geografía de 2° a 4° año, a la vez que acompaña a los estudiantes que participan en las Olimpíadas de Historia y, ambas profesoras, habían decidido adherir al paro.

Las trabajadores fueron despedidas el viernes último, un día después de que el Gobierno metropolitano anunciara la presentación de un recurso de amparo en rechazo de la suspensión temporal de las clases presenciales y el regreso a la virtualidad.

El delegado gremial del la UTE en el colegio, Sacha Unamuno, aseguró entonces que los trabajadores dictan clases presenciales desde comienzos de año y organizan con la dirección del establecimiento "la presencialidad más cuidada posible, en un contexto de elevado riesgo y con una muy alta cantidad de casos de contagios" por la Covid-19.

"En esa escuela se garantizó con éxito la continuidad pedagógica de manera remota. Ningún docente de la secundaria fue vacunado hasta este momento. Ese fue el reclamo, con el que se puede o no estar de acuerdo, pero es grave despedir", afirmó Unamuno.

(Télam)