El secretario general de la Confederación de Trabajadores Municipales (CTM), Rubén García, repudió hoy "la arbitraria detención" durante más de 12 horas del delegado gremial de la actividad Sergio Herrera en San Salvador de Jujuy.

García señaló hoy en un comunicado que "esa desaparición (ocurrida ayer) fue copia del peor estilo de la dictadura militar", ya que en la noche del viernes último y en plena vía pública de la capital provincial fue detenido luego de un reclamo gremial convocado por los trabajadores agrupados en el Sindicato de Empleados y Obreros Municipales (SEOM).

Para el histórico dirigente, el accionar de las fuerzas de seguridad jujeñas "no puede ser permitido en la provincia y en ningún otro lugar del país, y menos aún en el contexto de reclamos del pueblo por sus derechos, que fueron largamente postergados".

“Es inaudito que un hecho de esas características ocurra en democracia, ya que Herrera solo apareció luego de más de 12 horas por la movilización de los municipales”, afirmó.

El sindicalista agregó que “las fuerzas de seguridad y la justicia no ofrecieron durante ese lapso explicación creíble alguna sobre el paradero del trabajador municipal", que es delegado gremial del área de salud de la municipalidad de San Salvador de Jujuy.

García repudió hoy al Gobierno de Gerardo Morales, porque retrotrae a "los peores años de la Argentina, cuando imperaba el terror de la dictadura militar", y rechazó "la criminalización de la protesta y la mentira descarada que significó afirmar que los trabajadores procuraron ingresar por la fuerza a la Casa de Gobierno" provincial.

"Ello es totalmente falso. Los trabajadores solo reclamaron a las autoridades jujeñas que cumplan sus promesas de convocatoria y celebración de paritarias", concluyó.

En el contexto de una jornada de protesta, el SEOM, que integra la CTM y encabeza Carlos Santillán, intentó entregar un petitorio en la Casa de Gobierno para exigir paritarias y salarios justos, pero el personal fue reprimido por la policía provincial.

La CTM representa a unos 600 mil empleados y obreros comunales de todo el país.

(Télam)