“El objetivo estipulado fue resolver los inconvenientes que ocasionaban las inundaciones en días con intensas lluvias. Un área que requería solución por la circulación constante de vecinos y vecinas debido a los establecimientos educativos, sanitarios e instituciones radicadas en las cercanías”, describió.

En sintonía, acentuó la planificación estratégica de la acción para “elevar la calidad de vida a la ciudadanía” y diagramada tras “analizar un mapa que identificó sectores del partido obturados o anegados a partir de jornadas con tormentas fuertes donde corregir el escurrimiento del agua”.

Por último, recordó la rehabilitación de las calles incluidas en el circuito de trasporte público trasversal tanto a Pico de Oro como a Santa Rosa. “Un punto geográfico densamente poblado que necesitaba mejorar sus arterias vehiculares conectivas y centrales, pero también acompañarlas con las tareas hidráulicas complementarias”, especificó.

El plan, ejecutado mediante la Ley Nacional de Financiamiento Educativo -Nº26.075-, contempló extender tuberías en las calles La Haya, entre Hungría y Austria; Hungría, entre Berna y La Haya; Berna, entre Hungría y Polonia; Sicilia, entre Berna y Lisboa; y Lisboa, entre Austria y La Haya.

El director general de Pavimentos e Hidráulica -Gustavo Paz- detalló: “Fueron contemplados conductos de cañería circular, con cámaras intermedias de limpieza, sumideros de hormigón y un nodo de conexión para unir la infraestructura preexistente. De esa forma, disipar problemas de anegamientos en 25 manzanas de forma directa e indirectamente a otras 100”.

Posteriormente, evaluó un progreso del 50% en las labores e indicó que previeron “el perfilado de las calles para garantizar la transitabilidad”. “Para preservar la calzada, estipulamos un estabilizado mecánico de mantenimiento: distribuir arriba de la traza hormigón procesado, triturado, que reutilizamos luego de un mecanismo para su tratamiento y compactado que extrajimos desde otros sitios”, puntualizó