La cineasta afgana Sahraa Karimi anunció en las últimas horas que llevará a la pantalla grande la historia de su reciente escape de Kabul en un filme que narrará las 40 horas que pasaron desde la toma del poder por parte de los talibanes a mediados de agosto hasta su salida del país junto a su familia.

El sitio especializado The Hollywood Reporter indicó que la película llevará como título "Flight from Kabul" (Vuelo desde Kabul), según confirmó la realizadora en declaraciones a ese medio, en las que comentó que su intención es "mostrarle al mundo que era un día normal, hasta que todo colapsó".

"En las noticias, las personas solo vieron el panorama desde lejos, de la multitud, pero en esas horas ocurrieron muchas historias individuales, historias que yo misma vi y experimenté", agregó Karimi.

El filme contará con la coproducción de Katayoon Shahabi, quien ya había trabajado en la ópera primera de la directora, "Hava, Maryam, Ayesha", que en 2019 obtuvo el premio de la sección Horizontes en el Festival de Cine de Venecia.

También participará en ese rol la presidenta de la Academia de Cine y Televisión de Eslovaquia, Wanda Adamik Hrycova, una de las personas que tuvo una incidencia clave en el escape de Karimi de Afganistán, en un viaje que tras pasar por Estambul, arribó a Kiev, en Ucrania.

"Fue muy difícil, y todavía lo es, recordar lo que sucedió. La semana pasada me senté, me miré al espejo y me pregunte '¿vas a estar triste el resto de tu vida'?. Esta es la realidad, tengo este trauma y la única forma de procesarlo, al menos por un tiempo, es escribir y convertirlo en película", confesó la directora.

Karimi, la primera presidenta de la Organización Afgana de Cine, estuvo además el sábado pasado en un panel del Festival de Venecia junto a su colega Sahra Mani ("A Thousand Girls Like Me") para conversar sobre el lugar que la comunidad cinematográfica internacional puede ocupar con el objetivo de llamar la atención sobre la cantidad de artistas que aún viven bajo el régimen talibán.

Allí, pidió a la industria que "no se olviden de Afganistán": "Tenemos talento, trabajamos mucho y tenemos historias para contarle al mundo. Podemos ser parte de esta comunidad global y siempre lo intentamos", añadió.

Veinte años después de haber sido derrocados por el ejército estadounidense, el nuevo mando islamista radical se instauró el pasado 15 de agosto en Kabul controlando la casi totalidad del país asiático tras una ofensiva relámpago insurgente de apenas tres meses, y clamó "victoria" desde el palacio de Gobierno, horas después de que el ahora expresidente Ashraf Ghani huyera a Emiratos Árabes Unidos (EAU). (Télam)