El músico y compositor brasileño Toquinho, quien esta noche ofrecerá dos funciones en el Teatro La Baita en el marco del tercer Festival Internacional de Música Bariloche (FIMBA) se mostró agradecido de "haber grabado músicas que quedan en la vida de las personas".

"Grabamos cosas que perduran en el tiempo, que resisten al paso del tiempo", resaltó el guitarrista y cantante nacido hace 75 años en San Pablo sobre la singular experiencia de haber registrado canciones con Vinicius de Moraes y María Creuza en el local La Fusa, que se tornaron clásicos.

Durante una conferencia de prensa en un hotel barilochense, el artista recordó que "ese disco -grabado hace 52 años- fue hecho, felizmente, con una gran irresponsabilidad" .

"Hicimos el disco como un documento y es el disco brasileño que está en catalogo hace más cantidad de años, se puede encontrar hoy mismo en China, en Japón, en Italia, en cualquier parte del mundo, es un misterio, porque tiene imperfecciones técnicas, pero tiene un lado humano, muy fuerte, muy intenso, yo creo que esa es la magia de ese disco", reflexionó.

Toquinho atribuyó ese impacto a que "estábamos comenzando a conocer a Vinicius, entonces era todo un encuentro de un amor explosivo que estaba llegando, y creo que por eso se dio esa fusión humana y creo que ese es el éxito".

En el contexto de una gira internacional en torno al medio siglo de aquel álbum, el músico actuó el jueves en Escobar y ayer en La Plata, mientras que hoy dará dos funciones gratuitas y agotadas en el seno del FIMBA acompañado por sus músicos invitados Camila Faustino y Gabriel Sivak y con el acompañamiento de la Orquesta Filarmónica de Rio Negro con la dirección de Martin Fraile.

En este tramo de la recorrida, Toquinho también se presentará el domingo en el Auditorio de Belgrano (Virrey Loreto 2348) de la Ciudad de Buenos Aires.

Además de ejecutar gemas inoxidables de aquella placa como “Garota de Ipanema”, “A felicidade”, “Chega de saudade” y “Tarde em Itapoã”, el artista repasará otras obras que lo acompañan desde entonces.

"Ayer tuve la oportunidad de cenar en un restaurante de Buenos Aires, sobre la calle Libertad, donde solíamos encontrarnos con Aníbal Troilo 'Pichuco', con Astor Piazzolla, con Amelita Baltar y Horacio Ferrer y recordé aquellas noches en las que nos quedábamos hablando de música y tomando unas copas hasta muy entrada la noche, son fragmentos que están conmigo hasta hoy e influyen en mi música", aseguró.



(Télam)