El grupo virtual argentino Tid Kicio acaba de lanzar su EP “Allá” que los muestra navegando en un rock alternativo que va de Green Day y Massacre, al jujeño Bruno Arias, pasando por Britney Spears, Boom Boom Kid, Charly García y Fito Páez.

Más allá de las obvias referencias al combo británico Gorillaz, Tid Kicio cuenta la historia del baterista Killa, quien llega por error a la tierra mediante un portal que creó y aterriza en la localidad jujeña de Ataxia.

Luego de recorrer la Argentina, en la ciudad bonaerense de Monte Chingolo, Killa conoce al vocalista Tid, que estaba tocando en la calle, y se emociona porque no conocía la música. Este invita al bajista Zinc y a la guitarrista Shaila, y se quedan a vivir un tiempo con la idea de formar una banda.

Los personajes de Tid Kicio aprenden a tocar diferentes instrumentos durante todo un año y graban el primer EP “El tiempo es un rostro en el agua” y dos singles “Odio FC” y “Mutar”. Y debido a la situación pandémica del planeta tierra, deciden viajar al lugar de origen de Killa y sus amigos.

Ahí, en muy poco tiempo, revolucionaron toda la cultura, por la no existencia de la música hasta ese momento. Crean lugares para tocar y fomentan de todas las maneras que encuentran, presentándose por diferentes cuándos, tiempos, planetas y universos de acceso con el portal, tour al que llamaron “No digas más”.

Durante todo este tiempo componen el segundo EP de la banda, y en las últimas presentaciones que se realizan en el planeta tierra, aprovechan el paso por Buenos Aires Aires, y terminan de mezclar el proyecto junto a Mario Breuer en los primeros meses de este año.

Detrás de estos personajes que ya parieron el segundo EP “Allá”, se encuentran el músico Eugenio Mascolo, exintegrante de la banda jujeña “Apunados” y el dibujante y artista plástico salteño Enrique López Salgado, que ilustró los videoclips que ya están subidos al canal de YouTube de la banda.

En la grabación de las canciones que se encuentran subidas a tiendas digitales como Spotify participó Mascolo y varios músicos que se sumaron al juego de guardar el anonimato para cederles el protagonismo a Killa, Tid, Zinc y Shaila. (Télam)