Después del consagratorio "Cabildo y Juramento" de 2019, Nico Cotton y Mateo Sujatovich siguieron trabajando juntos en las canciones de Conociendo Rusia y el año pasado llegó "La Dirección", presentado y celebrado ante miles de personas en cuatro funciones históricas en el Gran Rex.

Télam: ¿Es verdad que diste vos el primer paso para trabajar con Mateo?

Nico Cotton: Por lo general el artista me llama y yo digo que sí o que no, si puedo aportar o no. En el caso de Mateo fue muy loco porque había escuchado el primer EP que había producido Nico Btesh, amigo mío, y me había encantado. Un día fui a ver a Indios a Niceto Club y de soporte tocaba Conociendo Rusia. Me gustó de verdad y quise participar. Me contacté con Mateo y quedamos en juntarnos en el estudio. Después de charlar como cuatro horas sobre boludeces y gustos musicales, nos dimos cuenta que nos gustaban las mismas cosas. Quedamos en que le iba a producir una canción gratis que terminó siendo “La Mexicana”. Lo hicimos y después vino “Cabildo y Juramento” y “La Dirección”. Fue una sociedad que se armó muy piola, porque él confía mucho en mí y yo confío mucho en él. Es una sociedad constructiva que a mí me encanta, porque habiendo tanta música tirada a lo pop o lo urbano, tener un artista más orgánico, más rockero, con banda y con una música es algo que valoro mucho.

T: ¿Y cómo se trabaja asumiendo que la búsqueda es continuar con un legado del rock argentino? ¿Cómo se construye este sonido ‘clásico moderno’ que definiste alguna vez?

NC: Si va a perdurar o no eso no lo sabremos hasta dentro de un tiempo, porque hoy en día la música perdió un poco esa cosa de durabilidad. Pero bueno, sí creo que es un proyecto donde hay canciones que las vas a seguir cantando, primero porque Mateo es un gran compositor que hace "temones" y escribe letras que son simples pero a la vez complejas. Y, después, porque hay una búsqueda del audio, de la producción, que hace que hace que suene a clásico pero a la vez actual. Fue buscar sonidos de discos que nos gustan y llevarlos al hoy, sin que suene como un proyecto que suene a los noventas. Que fuera actual, pero que tenga quizás esa raíz de rock argentino o español que tanto nos gusta. Ese fue un poco el desafío.

T: Incluso usaron algunos samples de esos discos, ¿no?

NC: Hay algunas cositas escondidas. Hay como truquitos. Después nos pasa con Mateo que no es lo mismo hacer un disco que hacer singles. "A la vez" no tuvo la misma dirección musical que un disco conceptual donde está todo más unificado y más orgánico y en los simples nos podemos dar un poco más de libertad. En el tema con Fito Páez ("Tu Encanto") hay algunos samples escondidos. Es una búsqueda un poco más experimental. Pero sí, también es un proyecto donde el próximo disco siempre es distinto al anterior. Siempre hay mucho para hacer y nunca hay límites. El próximo disco capaz tenga más sintetizadores y entre igual dentro del género.

(Télam)