El cineasta italiano Paolo Sorrentino, ferviente fanático del Napoli y de Diego Maradona, dará una masterclass en el Festival de Cine de San Sebastián sobre su flamante última cinta "Fue la mano de Dios", que tiene al fallecido astro del fútbol como punto de partida.

Tras su presentación en el Festival de Cine de Venecia, que culmina este sábado, el oscarizado director ("La grande bellezza") charlará sobre su última película y su vínculo con el séptimo arte en la sala de cine el miércoles 22, durante el certamen que tendrá lugar en la ciudad vasca del 17 al 25 de septiembre.

Pese al título, Sorrentino ha aclarado que la cinta no se trata sobre Maradona, ídolo en su juventud cuando jugó en la escuadra napolitana.

"Estoy entusiasmado con la idea de volver a filmar en Nápoles exactamente 20 años después de mi primera película", explicó Sorrentino en un comunicado, en referencia a su ópera prima, "L'uomo in più" (2001).

"'È stata la mano di Dio (Fue la mano de Dios)' representa por primera vez en mi carrera una película íntima y personal. Un ejercicio de formación a la vez alegre y doloroso", señaló Sorrentino.

El realizador perdió a su padres en un escape de gas cuando tenía 17 años. Según contó en una entrevista a un medio italiano, él siempre le pedía a sus padres poder ir a ver al Napoli de visitante, algo que siempre le era negado. Sus padres accedieron al permiso en un partido frente al Empoli y, gracias a eso, el director de "Amigo de familia" salvó su vida por no estar con sus progenitores.

El fanatismo por su club de fútbol y Maradona se puede ver reflejado en el personaje del cardenal Voiello que interpreta Silvio Orlando en la serie "The Young Pope", un fan absoluto de Gonzalo Higuaín en su etapa en el club del sur italiano; o con la interpretación de Roly Serrano en "Juventud" (2015) de un misterioso hombre sudamericano con obvio parecido a Maradona.

La producción corrió a cargo de Netflix y del propio Sorrentino, en colaboración con Lorenzo Mieli a través de su productora The Apartment. (Télam)