El realizador Iñaki Echeberría estrena mañana a las 20 por Cine.ar TV su ópera prima "Selva", en la que retrata una "historia que refleja la violencia humana e intenta evidenciar muchas atrocidades de nuestra sociedad, de forma explícita y también en un plano metafórico".

"El desarraigo de la infancia, el entorno de guerra, la guerrilla y la persecución al campesinado fue lo que delineó esta historia, que bien podría suceder en cualquier país latinoamericano", expresó Echeberría en entrevista con Télam.

El filme aborda la historia de un niño que es reclutado por militares luego de un saqueo que éstos realizan en la aldea rural donde vivía. A partir de ese momento, bautizado como "Selva" por el capitán de ese grupo, el pequeño comienza a vivir junto a ellos un derrotero de violencia sin fin.

"Creemos que este nivel de violencia puede generar la repulsión necesaria para que el espectador se replantee muchas formas y costumbres de nuestra sociedad, por los actos de la película y también apelando a asociaciones y metáforas sobre el mundo capitalista en el que vivimos", apuntó el realizador que reside en la localidad misionera de Puerto Esperanza.

En ese sentido "debemos repensar las formas y hábitos sociales de criar a les niñes, de relacionarnos e interactuar con les jóvenes. Estamos en una época de transformación, en un proceso histórico muy importante", reflexionó Echeberría.

"Siento que debemos militar fuertemente para que cambie la sociedad, pero más aún debemos militar en nuestro cambio personal, en deconstruirnos y construir un mundo más inclusivo", agregó el cineasta que forma parte de la Cooperativa Productora de la Tierra.

Protagonizada por Edgardo Castro, Joaquín Scholler y con la participación de Víctor Laplace, la película también estará disponible gratis del 12 al 18 de febrero en la plataforma Cine.ar Play.

Télam: ¿Cómo surgió el proyecto?

Iñaki Echeberría: Había presentado "Los desterrados", un largometraje basado en un cuento de Horacio Quiroga, en el concurso Raymundo Gleyzer 2014 y no resultamos ganadores. Nos basamos en ese guión, en esa historia, para comenzar a trabajar "Selva". Se podría decir que es una precuela de esa película que nunca filmamos. Realmente fue un proceso interesante, en el que empezamos a indagar en el personaje de Joao y cómo habría sido su infancia. Allí es donde se gestó la historia, así empezamos a explorar la violencia que luego se refleja en la película.

T: ¿Cómo describís el proceso que transita el niño en ese recorrido junto a los soldados?

IE: Nuestra principal búsqueda está en el desarraigo de la infancia y la transformación a la que debe resistir Joao. A través de la violencia y perversidad el comandante del grupo va intentando doblegar al niño, hacerlo quebrar y pasar a formar parte de su crueldad. El recorrido que él realiza nos muestra como acciona el poder sobre las personas, exigiendo y haciendo sufrir, desacreditando el esfuerzo e intentando quebrarnos, buscando que seamos parte de un sistema que necesita personas dóciles y obedientes. Es ahí donde radica la esperanza de Joao, esta búsqueda de ver la luz en la oscuridad, este rumbo que lleva a la reflexión y al crecimiento personal, para rebelarse y no pasar a ser parte de ese ejército.

T: ¿Lo moviliza la venganza o el instinto de supervivencia?

IE: Lo moviliza principalmente el instinto de supervivencia. Es lo que hace que reaccione cuando atacan a su amiga y que lo lleva también a sobrevivir a la crueldad. Ese instinto, en lo profundo, es una forma de esperanza. No siempre es así, pero intentarlo ya nos hace ser rebeldes y buscar algo nuevo.

T: ¿Pensás que el cine es muy porteño?

IE: Creo que el cine es muy porteño, más porteño que argentino. Pero el país es cada vez más federal y eso da esperanzas. Yo tuve que ir a formarme a Buenos Aires, pero no me quedé ahí. Tenemos que construir desde el interior, contar las historias que aún no se contaron, vivir la realidad de estos lugares en los que está todo por hacer. Realmente la TDA fue un punto de inflexión. Se empezó a federalizar el audiovisual y las oportunidades para los que vivimos en el interior fueron inmensas. Aquí en Misiones supimos aprovecharlas, con mucho trabajo y esfuerzo se consiguió una Ley Audiovisual y se creó un instituto provincial (Iaavim), que hoy ya tiene cinco años y nos acompaña y fortalece muchísimo como sector.

T: ¿Cómo vivís la experiencia de estrenar la película en una plataforma?

IE: La película está hecha para verse en una pantalla muy grande, para escucharse en un espacio preparado con el equipo correspondiente, pero hoy las cosas cambiaron. No llegamos a estrenar como lo pensamos, pero creo que vamos a llegar a muchos más espectadores, lo cual nos motiva muchísimo. Ahora el gran desafío es encontrar la forma de volver a producir más audiovisual porque realmente ha habido una caída muy fuerte en la producción, pero no en el consumo. Es paradójico que cuanto más material quieren ver los espectadores menos posibilidades de producirlo tenemos. (Télam)