El realizador Daniel Werner estrenará mañana en el cine Gaumont, en la plataforma Cine.ar y por Cine.ar TV "Amor bandido", un thriller que narra la peligrosa relación de un adolescente con una de sus profesoras y donde el erotismo toma un rol protagónico.

"En `Amor bandido´ el erotismo es absolutamente fundamental para el devenir de la trama y la relación de ellos. Aquello que uno podría hacer o no por amor. Sin todo el erotismo que tiene la historia la película no sería igual", aseguró Werner en una entrevista con Télam.

Protagonizada por Romina Ricci, Renato Quattordio y Rafael Ferro, la cinta cuenta con las participaciones de Mónica Gonzaga y Sergio Prima, y con temas musicales de Charly García y de Wos.

La trama recorre la historia de Joan (Quattordio), un joven de familia adinerada, que asiste a un reconocido colegio donde se enamora de una de sus profesoras (Ricci) y comienza con ella una relación clandestina.

Ese vínculo lo lleva a emprender una peligrosa aventura a partir de que el adolescente decide escapar con la mujer sin saber que va camino a una trampa que lo llevará a pelear por su vida.

"Quién nunca se enamoró de la persona equivocada o quién no se enamoró de esa persona inalcanzable es la premisa de esta película. Esa cuestión básica o clásica fue la base primordial de `Amor bandido´", explicó el cineasta sobre su ópera prima.

Click to enlarge
A fallback.

"Esa sensación que muchos vivimos en nuestra adolescencia fue la que me impulsó a crear los personajes para confluir en esta historia, algo que hasta se puede decir es un clásico del secundario, como enamorarse de un profesor o de una profesora", abundó Werner.

El filme fue el ganador del Premio del Público en la 8va. edición del Festival Internacional de Cine de Puerto Madryn (Mafici), mientras que Quattordio se llevó el Premio Patacón a la Mejor Interpretación Masculina en largometrajes argentinos, que otorga la Fundación Sagai.

Télam: ¿Cuál fue la génesis del proyecto?

Daniel Werner: "Amor bandido" nació de un sueño que tuve hace muchos años donde pude visualizar con lentes y encuadres las reacciones y acciones de un personaje. Si bien estudié dirección de cine, también trabajé durante dos décadas en producción, y el constante contacto y vínculo con esos cineastas me instó a mis eternas ganas de dirigir una película.

T: ¿Tuviste alguna referencia para retratar esta historia?

DW: Me inspiró la película "Apt Pupil", ("El aprendiz", de 1998, en Argentina) de Bryan Singer, que cuenta esa relación de un adolescente con un exnazi, encarnado por Ian McKellen, donde hay una atracción en el protagonista por un mundo oscuro, desconocido. Como también la seducción imponente y sexy de Nicole Kidman en "To Die For" ("Todo por un sueño", de 1995, de Gus Van Sant), donde la dominación, el juego y la manipulación son primordiales.

T: ¿En qué hiciste eje desde lo narrativo?

DW: Si bien vengo de estudiar con grandes críticos y analistas de cine como Ángel Faretta, Patricio Vega y Esteban Student, personas que analizan y trabajan el cine a través de una visión muy mitológica, el camino del héroe, y la psicología del mito que debe pasar cada uno de los personajes, decidí en "Amor bandido" romper esas estructuras tradicionales evitando poner los cambios y puntos de giro de una estructura dramática clásica, que suelen estar muy marcados. Rompí esas normas y en ese sentido me parece que era importantísimo desestructurar la película ya que para mí es un thriller romántico o un thriller erótico, o más bien una mezcla de ambos.

T: ¿Se tiende a romantizar lo prohibido?

DW: Muchas veces sí. De ahí la perversión y un montón de cosas que sí se romantizan. Claramente lo prohibido nos deja una sensación de probar eso que está mal. Algo como un pequeño morbo que nos incita.

T: ¿Cómo ves la producción del cine de género local?

DW: Creo que el género está ganando lugar ya desde hace muchos años. Un espacio muy importante en la industria del cine argentino. Cada vez más producciones llegan a festivales importantes y hasta en el Festival de Cannes hubo películas sobre zombies en las secciones oficiales. En ese sentido me parece que las películas de género están ganando audiencia, gente que quiere ver algo diferente al drama tradicional o a las historias más clásicas. (Télam)