El cantante, compositor y productor tucumano Manolo Salguero lanzó su segundo disco "Pachakuti", en el que vuelca un puñado de canciones propias y de otras de autores cercanos, en las que rinde homenaje a los pueblos auténticos aportando nuevas sonoridades.

Desde el 2010 Salguero se abocó al estudio, la investigación y la participación de expresiones musicales y culturales de los pueblos originarios con sus costumbres ancestrales y tradiciones comunitarias.

A lo largo de su vida trabajó en la recopilación de audios y videos de espacios compartidos, colectivos y comunes forjando un lazo con diversas familias de cantoras, cantores, comuneras y comuneros en algunos territorios de Tucumán y Catamarca.

Partiendo de esa experiencia Manolo encara su proceso creativo y su intención de crear este álbum experimental dedicado a la música ancestral de los Valles Calchaquíes con nuevas sonoridades.

"'Pachakuti' significa revolver el tiempo, en un doble sentido: perderse en el tiempo viejo y renovarse en el tiempo nuevo. Eso en la cosmovisión andina es como planificar y modelar, dar forma a un futuro que traerá ineludiblemente elementos recurrentes del pasado pero de una forma nueva y diferente. Me parece que el disco es exactamente eso", expresó a Télam Salguero.

Aunque en los orígenes compositivos del compositor tucumano habita la música de raíz folclórica, la concepción sonora de este disco va más allá y se cruza con otros géneros .

"Siento que este álbum -señaló- es lo mejor que pude dar y entregar de mi hasta el momento, representa un paso más en el camino y en mi búsqueda personal de lo esencial. Todos los pasos y decisiones tomadas han hecho que me encuentre hoy aquí, en este lugar hermoso y musical que disfruto, agradezco y deseo compartir. Todo mi recorrido ineludiblemente tiene como resultado este 'Pachakuti'".

Acerca de sus composiciones, dijo que "si bien tratan de diferentes cosas, vienen del mismo lugar: de lo sensorial, de lo que me pasa con algunas personas, situaciones, percepciones del tiempo que vivimos; Son como una pequeña ventana hacia adentro; la composición es algo nuevo en lo que encuentro alivio".

"Uno saca cosas que tiene guardadas y, al cantarlas te desnudas ante los ojos de quien escucha -continuó-. Es aterrador pero al mismo tiempo sanador".

Temas propios como "Pacha" y "Halos de Cristal" (que compuso junto a Hernán Bolletta) conviven con piezas como "Plumita", de Nancy Pedro,

y "Un Amaicha soy" y "Florcita i cardón" de Celia Segura de Andrade.

En relación al repertorio, Manolo, de 44 años, dijo: "Las canciones elegidas están porque junto a las mías arman la urdimbre de lo que me viene atravesando y moviendo las fibras del cuerpo, el canto con caja, su historia, la vida y la música, la música y la vida como un todo en esta expresión". (Télam)