Cuando todavía repartía su tiempo entre la mecánica y su barbería de la Zona Oeste, Rei comenzaba a grabar algunas primeras canciones y a perfilar su vocación dentro de la música, aprovechando sus ratos libres y recibiendo hasta los aportes y las bendiciones de sus clientes.

“Yo cortaba el pelo y estaba en la barbería todo el día. A los clientes que venían a cortarse les mostraba algunas canciones. Algunos por ahí me decían que estaba bueno lo que hacía y que tenía que subirlo”, contó el artista, en diálogo con Télam.

La historia se completa con un niño de 13 años llamado Elián, por entonces uno de sus habituales clientes, quien lo ayudó a poder subir su primera canción a las plataformas: de ahí en más, todo fue digitándose hacia una misma dirección y lo que al principio parecía un pasatiempos terminó por depositarlo dentro de la escena urbana.

“Yo no sabía cómo juntar una imagen con un audio para subirlo a YouTube y generar un video. Así que después de cortarle el pelo, agarramos la compu y el nene me lo terminó de resolver. Desde ese día, arrancó el camino y no paré hasta que me di cuenta que lo mío era la música. Y dije ‘chau barbería, chau mecánica’. Es por acá”, agregó.

Télam: Después de algunos lanzamientos y de girar por bares de tu barrio, un día te lanzaste con un disco de larga duración ¿En qué lugar ponés hoy lo que fue “Reicing”?

Rei: Para mí fue como decir "este soy yo". Hice un disco donde pude contar todo lo que estaba flasheando del mundo de los autos y cantar sobre todo lo que viví y quise hacer todo el tiempo durante mi vida, que por entonces era la mecánica, de la que me alejé por la música. Con ese disco traté de unir las dos cosas y pude contarle al mundo de dónde venía Rei y cuál era su punto de partida. Ahora, que ya les conté cuál era mi identidad, le canté a los fierros y al barrio y demostré lo que conozco, siento que pude generar una identidad.

T: A partir de ahí te volviste cada vez más versátil y desprejuiciado para mezclarte con otros géneros.

R: Sí, me propuse hacer todo tipo de música. Me abrí a componer más sobre el amor y sobre mi vida sin hablar tanto de los fierros y del barrio, que era lo que había hecho siempre. Estuvo bueno hacer ese disco; fue una linda identidad la que se generó. El que es fanático de Rei por el disco va a poder escucharlo entero en el Ópera, con alguno de los invitados que estuvieron ahí. Y cuando llegue el momento también voy a cantar el primer catálogo que generé que fue “Dímelo Rey”, “Mente Gitana”, “Pininfarina” y también todo lo nuevo de ahora, lo que acaba de salir y todo lo que venimos construyendo hasta hoy. (Télam)