Quasimodo Trío, agrupación que desde hace casi dos décadas se afirma en el tango contemporáneo desde el trabajo y la audacia, presentará los miércoles 15 y 22 en la sala porteña Borges 1975, su cuarto disco, "Piezas sueltas", definido por el bandoneonista Daniel Ruggiero como "un recorrido sonoro y actual de las músicas regionales de nuestro país".

En este álbum instrumental, integrado por ocho piezas propias, el grupo profundiza su búsqueda que va más allá de la música porteña. "Es una suerte de continuación del legado de Aníbal Troilo, Osvaldo Pugliese, Astor Piazzolla, Alberto Ginastera, Atahualpa Yupanqui y tantos más, reunidos en un puñado de canciones y pasados por nuestro filtro", apuntó a Télam el músico.

Adrián Mastrocola en piano y Cristian Basto en contrabajo completan la formación cuyo concepto y sonido se caracterizan por estar basados en la tradición y por permitirse  sumar elementos del jazz y la música de cámara, forjando un lenguaje personal dentro de la música ciudadana.

El disco está integrado por estas contemplativas imágenes sonoras de Argentina, que van desde una canción popular litoraleña ("La Flor del Paraguay)", una chacarera ("Chacarera encontrada"), una baguala ("La Baguala perdida", con Santiago Hernández en percusión y batería) a un inquietante tango ("Modelo para armar").

"Piezas sueltas" tendrá doble velada de presentación mañana y el miércoles 22, siempre a las 21, en Borges 1975, del barrio porteño de Palermo.

Télam:¿Cómo vive el trío la experiencia de dedicarse a la música instrumental argentina? 

Daniel Ruggiero: Lo vivimos como un hermoso e inevitable desafío.

Hermoso porque es un arduo intento de dejar testimonio sonoro de esta actualidad, dicha y hecha desde adentro.

Inevitable porque aunque sea complejo, aunque sea costoso y aunque muchas veces sea más difícil generar contenidos y cultura nacional dentro de los límites de nuestra geografía, no tenemos otra manera de entender nuestra actividad dentro del género y de la música argentina.

Y desafío porque, dejando de lado las dificultades propias de la actividad, de la producción y de la generación de contenidos de forma exclusivamente independiente, sin siquiera contar con espacios oficiales para eventos como el de la presentación del disco, lo hacemos de todos modos, porque nuestro camino es el que hemos aprendido de los grandes de nuestra música: estudiar, escribir,, tocar, sacar discos y siempre tratar de ser fieles a la tradición del tango, que es faltarle el respeto.

T::¿Qué significa este trabajo para el trío a una década de su tercer trabajo "Acontrayumba", su álbum más tanguero?

DR: Este disco representa una nueva etapa en nuestro proyecto. Desde el año 2015, luego de varias actuaciones dentro y fuera del país, comenzamos el proceso de este nuevo disco con otro enfoque.

Muchas obras son en colaboración, y el trabajo en ensayo fue fundamental, a diferencia de nuestros anteriores discos, donde el peso compositivo estaba más centralizado en composiciones individuales. Esto nos abrió la posibilidad de incorporar nuevos géneros a nuestra obra.

T: ¿Cómo fueron surgiendo las composiciones?

DR: "Piezas Sueltas" profundiza nuestro estilo, como se nombra en uno de los temas del disco, "Después del después". Lo que viene, después del tango tradicional y después de Astor Piazzolla y toda su innovación.

Las canciones en este trabajo fueron apareciendo, algunas ya cerradas en su estructura, y otras con más apertura, tanto en ensayo como en colaboraciones más estrictas. El espíritu del disco es una respuesta instrumental y musical al clima de época que se vivía allá por el año 2016.  

T: Las composiciones van atravesando por diferentes climas... Se escucha un interesante entramado tímbrico. ¿Con qué criterio pensaron los arreglos y cómo fue esta nueva experiencia del trabajo como grupo?

DR: En este disco particularmente trabajamos mucho el sonido y el mayor aprovechamiento de los colores instrumentales que posibilita nuestra formación.

En semanales sesiones de ensayo abordamos uno a uno los temas de forma exhaustiva, tratando de encontrar lo que está detrás de las notas escritas en el papel, y esto nos dio una abanico enorme de posibilidades que poco a poco fueron terminando de configurar las composiciones

La incorporación como invitado de Santiago Hernández en batería y percusión es un gran aporte a nuestros temas, donde el estilo comienza a expandirse en sus límites.  

T; Desde el íntimo "Coral", creado junto a Adrián Mastrocola,,hasta una chacarera ("Chacarera encontrada"), "Piezas sueltas" propone un viaje instrumental por la música popular argentina desde un sonido actual y desde una singular mirada. ¿Lo ves de esa manera?

 DR: Sí. Era una de nuestras intenciones con este disco, que cuando estaba programado para salir en el año 2020, tenía como subtítulo "Música para una argentina fragmentada", planes que cambiaron radicalmente desde las medidas restrictivas de marzo de ese año, en ocasión de la pandemia. Nuestra intención era una humilde reivindicación de nuestra música popular en la gran extensión de nuestro país, en momentos donde la cultura, y más aún la nacional, estaba en plena conmoción y debilitamiento. (Télam)