“La Peña de Morfi” tuvo su brindis de fin de año. Durante el último programa, su conductor, Gerardo Rozín, se emocionó hasta llegar a las lágrimas. “No puedo hacer el brindis sin decir que lo estoy haciendo desde la cubierta del Titanic, que somos los que entretenemos, los de la música, los del humor, pero que lo hacemos en un país en el cual murieron 42.500 personas este año por una pandemia. Intentamos hacer este programa con un ojo hacia adelante en el entretenimiento y con los pies bien en la tierra”, sostuvo.

"Supimos todo el tiempo dónde estábamos, y nos ocupamos de contarlo cada domingo"

“Supimos todo el tiempo dónde estábamos, y nos ocupamos de contarlo cada domingo, pasamos por todas las situaciones que el trabajo nos da, ninguna tan importante como la del personal de la salud, a quienes le dedicamos este año”, añadió.

“Obvio que no estábamos en la línea de batalla, pero para nosotros era importante, sentimos que veníamos a entretener, sabíamos que la gente no podía salir ni a un metro de la puerta de la casa y que venía a buscarnos a nosotros para sonreír y para regalar una canción”, subrayó a la vez que aclaró que siempre fueron a trabajar “con miedo” por el COVID-19.