La productora independiente y autogestionada Pampero Cine llega a la plataforma de contenidos audiovisuales pública Contar con películas de tres de sus cuatro creadores: Mariano Llinás, Laura Citarella y Alejo Moguillansky.

Las películas estarán disponibles a partir de este lunes, cuando se podrán ver "Historias Extraordinarias" y "Concierto para la Batalla de El Tala", de Llinás; "El escarabajo de oro", "La vendedora de fósforos" y "Por el dinero", de Alejo Moguillansky, y "La mujer de los perros" y "Ostende, de Laura Citarella.

Pampero Cine nació en 2003 como una experiencia única de producción y distribución de películas, realizadas sin préstamos ni subsidios estatales, apelando a visiones cinematográficas propias y sostenida casi "en contra" de los postulados de la industria del cine sobre cómo se pueden y deben hacer las películas.

Con un inusual y absoluto grado de independencia ha realizado algunas de las mejores películas del Nuevo Cine Argentino de las últimas décadas, entre ellas "Historias extraordinarias", "Castro" y "La flor".

"Oponernos sistemáticamente a la idea tan difundida de que la industria es la única manera de hacer cine y que el cine hecho por productores es la única manera de hacer películas es parte del manifiesto que nos rige desde nuestra creación", aseguró Llinas en charla con Télam con motivo de la proyección de "La flor" , película de 16 horas, en la competencia del Bafici en 2018, para marcar una línea de acción política.

"Desde que empezamos en El Pampero la idea fue oponernos a determinada idea de sentido común que viene de la industria, cuya característica central es el cinismo, y que dice "esto hay que hacerlo de tal manera, blablabá..." y lo único que plasman son un montón de formas hegemónicas muy prepotentes y que desde nuestro origen estamos tratando de refutar de todas las maneras posibles y, principalmente, tratando de hacer películas que todo el mundo diría que son imposibles de hacer".

"Historias extraordinarias" es la segunda película de Llinás (entre "Balnearios" y "La flor") y a lo largo de cuatro horas narra a través de distintos relatos ficcionales y en base a una apropiación particular de la arquitectura una historia imaginaria del campo bonaerense, sus ciudades y poblados.

En tanto, "Concierto para la Batalla de El Tala", de 2021, surge del combate en esa localidad entre las tropas del general Lamadrid y de Facundo Quiroga, en 1826 a partir del registro de la grabación musical de Gabriel Chwojnik, colaborador habitual de las bandas sonoras de Llinás. Se trata, asimismo, de la primera entrega de la futura "Saga de los Mártires Unitarios".

En el caso de Moguillansky sus tres películas parten de mecanismos similares, un primer dato de la realidad que luego es enrarecido a través de las derivas y los saltos que impone la ficción.

"La vendedora de fósforos" de 2017 nace a partir de una puesta de Helmut Lachenmann, compositor alemán, veterano de guerra de las vanguardias del siglo XX, tratando de montar una ópera demencial con la orquesta en huelga del Teatro Colón en medio de un paro de transportes en Buenos Aires.

"El escarabajo de oro" (2014) habla sobre los fondos internacionales para producir películas y "Por el dinero" (2019) sobre una gira de una troupe teatral que se vuelve un viaje demencial.

"Ostende" (2011), de Citarella tiene en el centro una mujer (Laura Paredes) que se deja llevar en un hotel de playa entre las horas muertas del ocio y enigmas sutiles, situaciones levemente inquietantes, anomalías mínimas; extrañas narraciones que parecen dispuestas a surgir en el momento menos pensado.

Mientras que "La mujer de los perros" (2015) está protagonizada por Verónica Llinás, que compone a una mujer silenciosa y taciturna que vive, al igual que la jauría que la acompaña, en pleno contacto con la naturaleza, sobreviviendo con la caza y la recolección de los restos que la sociedad -de la cual eligió apartarse- desecha. (Télam)