Desde la ciudad bonaerense de Tres Arroyos, el músico y compositor Nico David lanza con “Instinto”, una vigorosa canción a la que sumó a Javier Calamaro, su camino solista tras un camino dedicado a la producción que lo unió, entre más, a Adrián Barilari, Diego Frenkel, Jaf y Virginia Ferreyra.

“La cuarentena nos encontró a todos sin poder trabajar ni realizar espectáculos y un poco eso me impulsó a reencontrarme con mi esencia, mi raíz, mi guitarra, mis canciones y retomé las riendas de mi carrera y acá estamos”, señala David a Télam.

Como primer gesto de ese paso presenta “Instinto”, una pieza que, destaca, “habla sobre creer en uno mismo. Es un tema motivacional, un cachetazo de energía y motivación para que salgas a la calle a conquistarlo todo”.

El tema con visuales de Franco Cuello tiene la destacada participación de Calamaro, un aporte que para Nico significa “sumarle una cuota de explosión y de magia y Javi le dio muchísimo más de lo que imaginaba”.

“Javier –insiste el músico- es un tipo re-simple, de una enorme humildad. De esos que te dejan un mensaje y una enseñanza con su ejemplo”.

Télam: ¿Qué implica lanzarse en solitario y cómo vas armando el estilo y el repertorio para dar ese paso?

Nico David: Lanzarse en forma independiente requiere de mucho coraje, constancia y objetivos claros para poder remar en la dirección correcta todos los días. El estilo de mis canciones es un poco variado y como soy estudiante avanzado de coaching el objetivo de todo esto que estoy generando es poder ayudar e impulsar a la gente con mi música y mi mensaje.

T: ¿ ¿Qué podés contar acerca de la escena musical en Tres Arroyos?

ND: Estoy viviendo hace unos tres años en Tres Arroyos donde hay un circuito muy chico, tanto en cantidad de bandas como en lugares para tocar. Hay muy buenos músicos en la ciudad pero hace falta más movida cultural, algo que intenté hacer a través de producciones donde metía bandas locales de soporte a artistas de renombre.

T: ¿Cómo atravesás la pandemia como artista y productor independiente?

ND: En mi caso la pandemia fue un disparador, la viví como una oportunidad de redescubrirme, más allá del bajón que se generó por la situación en sí. Para mí fue como una puerta que abrí para descubrirme y encontrarme. (Télam)