La actriz Moro Anghileri, protagonista del filme "Al Tercer Día", dirigido por Daniel De la Vega, que se estrena hoy a las 20 por Cine.ar, aseguró que todos los trabajadores de la industria del cine local "están haciendo un esfuerzo enorme para que esto crezca y también se recupere de los efectos del parate por culpa de la pandemia".

"Me parece que el ingreso de nuevas plataformas puede ayudar a mejorar el volumen de trabajo y con ello la calidad de lo que se hace en el cine argentino", arriesgó Anghileri durante una entrevista con Télam.

La intérprete es una figura femenina muy fuerte del cine independiente donde descolló en filmes como "Sábado", "Nadar solo", "Buena vida Delivery" a los que siguieron trabajos en "Las medianeras", "Ronda nocturna", "El pasado", "Aballay" y "El muerto cuenta su historia".

Pero, además, transitó los escenarios donde también se desarrolló dramaturga y directora y en este tiempo de pandemia dijo presente en "La casa de Palos", de Sebastián Sarquis, y ahora en "Al Tercer Día".

Ambos filmes son de género fantástico y de terror pero, en la cinta de De la Vega, encarna a Cecilia que emprende un viaje con su hijo que incluye una fatalidad. Al tercer día, es encontrada deambulando sola, sin recordar lo que pasó durante este tiempo.

Anghileri busca desesperadamente a su hijo y se ve envuelta en una cacería brutal, llevada a cabo por un fanático religioso encarnado por Gerardo Romano.

En esa deriva, la artista trabaja junto a la santafesina Susana Beltrán, reconocida por sus filmes en los 60 y 70 como "Extraña invasión", "La venganza del sexo", "Placer sangriento" y "Sangre de vírgenes", todas cintas de culto para los amantes del terror y el cine bizarro.

Télam: Trabajás con Susana Beltrán que es una figura de culto para los amantes del cine de terror. ¿Alguna vez pensaste en convertirte en una actriz de culto del género?

Moro Anghileri: Con la pequeña industria que tenemos, no sé si es posible. Me doy cuenta que hay algo que me da un poco de libertad o me siento libre de poder ir eligiendo cosas que me resulten divertidas hacer o que siento medio que me hace falta descubrir algo, que esta tecla no la toqué, que por acá no anduve. Algo del riesgo que me mantiene como encendida y con ganas de hacer. Yo vine a este mundo a aprender cosas y a intentar dar todo lo que pueda, después lo de la carrera me resulta un poco formal y lejano.

T: ¿Hay interés de otros mercados por lo que Sudamérica pueda producir en este género?

MA: Sí, totalmente. Yo creo que en la Argentina hay un movimiento fuerte en este sentido que está bueno. Tenemos directores como Nicanor Loreti, a quien admiro y aprecio mucho por el trabajo que hicimos en "Nafta súper", en la serie y, también, en "Kriptonita". También nombraría a Fabián Forte, con quien trabajé bastante y me parece que también es alguien que en este mismo sentido de genero va abriendo puertas o va generando y gestando. Me parece que hay algo del género que me parece interesante como apuesta, donde hay mucho para dar y estamos subiendo el nivel.

T: ¿Qué aporta "Al tercer día" a esa escena?

MA: Esta película de Daniel de la Vega aporta muchas ideas, tiene algo que es muy creativo porque es un director que tiene un entendimiento muy particular del cine, y no se queda solo en el género sino que va mezclando. Armó una trama que va mutando en sí misma y me parece que eso es bastante enriquecedor porque no se limita simplemente a hacer una copia de género que viene de lejos, sino que empieza a tener una mirada local muy fuerte.

T: ¿Es decir un toque de argentinidad pero evitando el costumbrismo?

MA: Claro. Pero además me parece que hay un color muy personal o muy local que se percibe y que le otorga un estilo pero que no va para nada hacia el lado de un costumbrismo. Se trata de hacer una mezcla los códigos del género pero aproximándolo a cosas que son nuestras y que aportan como un shot de cultura propia que hecho de eso modo convoca, llama la atención.

T: ¿Cómo ves el presente del cine argentino?

MA: Creo que la apertura con respecto a la calidad de lo argentino en cuanto a materia audiovisual está buena y hay una buena recepción en distintos lugares. Hay muchos lugares donde les parece que lo que hacemos acá está buenísimo, y es deseable y necesario que esto empiece a crecer.

(Télam)