Maxi Prietto, líder del grupo Los Espíritus que el próximo sábado ofrecerá un show presencial en el Hipódromo de Palermo, consideró que "Argentina es un país bastante rockero y el público de rock está deseoso de que haya nuevos proyectos musicales".

Y en relación al aporte del cuarteto a ese espíritu y a la escena, Prietto destacó a Télam que "con Los Espíritus logramos un sonido que casi tiene vida propia. Yo llevo una canción y el grupo vuela solo".

Actualmente el autor, guitarrista y cantante comparte banda con Miguel Mactas en guitarra, Martín Ferbat en bajo, Pipe Correa en batería, congas, bongó, chekere y timbales, formación que para el 13 de marzo anuncia otro concierto presencial, en este caso en la Plaza de la Música en la capital cordobesa.

La alineación de Los Espíritus se reconfiguró dos años atrás después de que las denuncias de abuso contra Prietto generaran las salidas de Santiago Moraes, que era la otra mitad creativa del combo y del percusionista invitado Francisco Paz. "Estuve pensando todos estos días de qué manera expresarme porque siento que la situación es delicada y compleja de abordar. Me resulta necesario, antes de decir cualquier otra cosa, pedir perdón. Perdón".

Aunque admitió que se veía "reflejado en parte de los testimonios", mencionó que eran sobre situaciones ocurridas en 2008. Entonces "no era el mismo, ni yo, ni nadie", escribió, antes de decir que le gusta "mirar para adelante". "Para eso es necesario pedir perdón. Estoy a disposición para reparar si es necesario. Perdón. Una vez más".

En agosto de ese año la agrupación lanzó su cuarto disco "Caldero" (tras "Los Espíritus", de 2013; "Gratitud", de 2015; y "Agua ardiente", de 2017) y durante 2020 editó tres EP de "Sancocho estéreo", que tuvo al percusionista colombiano y padre del baterista de la banda, Saúl Correa, oficiando de locutor y la participación de artistas como Daniel Melingo, Jinmy Vitte y la ecuatoriana Huaira, además del tuareg Bombino y sus músicos.

Pero, además, la cabeza de la banda publicó singles sueltos con su proyecto paralelo Playa Nocturna y promete para fin del 2021 un disco completo de su primera experiencia grupal Prietto Viaja al Cosmos con Mariano.

Télam: ¿Cómo nació "Sancocho estéreo" y con qué impronta lo encararon?

Maxi Prietto: En el primer capítulo hicimos algunas versiones, que fue en la primera etapa pandémica y ya cuando pudimos empezar a circular fuimos al estudio y nos dedicamos más al sonido tradicional de Los Espíritus tocado en vivo con bajo, batería, percusiones y mucho más rockero. Versionamos a Bob Dylan (con "Todo bien", una adaptación al castellano de "All It´s Good"), hicimos una versión con un sonido más afro de "Aunque nos vayamos" que está en el primer disco nuestro, Pero como extrañábamos mucho las giras y tuvimos que cancelar bastantes shows, pedimos audios de WhatsApp e hicimos muchos sampleos de amigos de México, Colombia y Ecuador para tener colaboraciones y las remezclamos. Entre ellas la de Mario Kaona.

T: ¿Qué tipo de percusión y sobre qué ritmos toca Mario Kaona?

MP: Es salsero, netamente salsero y tiene su orquesta de salsa. Es amigo de Pipe, nuestro guitarrista de toda la vida y cada vez que vamos a Medellín o Bogotá toca algunos temas. La última vez que fuimos directamente tocó en todo el show. Teníamos algunas grabaciones con él, que una ya había quedado en "Cantero" y ahora quedó en "Un limón".

T: ¿Cómo se dieron otros de los aportes más llamativos?

MP: En "La Antillana" tenemos grabaciones que habíamos hecho con Bombino cuando estuvo de visita en Buenos Aires y hay voces y flautas de Huaira, una cantante ecuatoriana, que también había cantado con nosotros en "Vamos a la luna" la última vez que estuvimos en Ecuador. Así que tratamos de hacer un universo de gira sin salir del estudio.

T: Las voces que se escuchan en presentación de temas o contando historias, ¿de quién son?

MP: En el primer capítulo aparece Saúl Correa, que es el papá del Pipe y que es el que nos cocinó el gran sancocho histórico de la gira. Empezó como un ida y vuelta de charlas en las que nos mandaba estos audios y se armó todo este concepto un poco en broma y un poco recordando la gira.

T: ¿Qué es el sancocho?

MP: Es una comida típica y popular que se hace en Colombia y en otros países. Es un guiso que lleva todo tipo de verduras, carnes y es una excusa para juntarse a comer y a compartir. Como recuerdo emotivo también refiere a un momento especial cuando estábamos conociendo a la familia de Pipe y nos agasajaron con ese plato en Medellín.

T: ¿Cómo se dio la participación de Daniel Melingo en la grabación?

MP: A Melingo lo admiro desde la época de los "Tangos Bajos" y cuando él dijo que conocía Los Espíritus y que le gustaba, nos pusimos en contacto y hasta el día de hoy seguimos mandándonos mensajes, hablando de música y compartiendo ideas de canciones y proyectos. No tardamos en decir de hacer algo juntos y justo estábamos grabando "Buscando la luz" y se sumó a ponerle las voces. Fue algo que salió casi sin pensarlo, fue muy natural, fluyó y resultó muy divertido. (Télam)