Lizardo Laphitz dirige “Ricos”, una comedia dramática de Lee Blessing sobre un matrimonio en crisis, que con las actuaciones de Rosario "Charo" Jaimes y Alejandro Holm se ha transformado en un inusitado acontecimiento de público en El Jufré Teatro Bar, Jufré 444, barrio de Villa Crespo, cuya última función de la temporada será el viernes a las 20.30.

Laphitz perteneció como actor, director y formador de intérpretes al equipo de Agustín Alezzo, y desde hace algunos años realiza actividades en forma autónoma en obras como “Perdiósenos”, “Controversias de Valladolid”, “Barrera baja”, "La lista" y “La lección”.

“Hace más de diez años descubrí a Lee Blessing, un autor maravilloso, cuando en 2007 llevé a escena una de sus obras, ‘Independencia’; desde ese entonces he tenido la satisfacción de acercarme a varios de sus textos –dijo el director en diálogo con Télam-. ’Ricos’ es una de esas obras que no quería dejar de hacer; Rosario Jaimes, la actriz que encarna el personaje de Carolina Rico, compró los derechos y se ocupó de que se hiciera una buena traducción”.

Télam: -¿Cómo fue el trabajo con los actores, ante tantas vueltas de tuerca?

Lizardo Laphitz: -La obra habla de un tema universal, de los sinsabores y conflictos de una pareja que lleva varios años de convivencia, y de eso se ha escrito sin lugar a dudas desde que existe el teatro. Sin embargo no busco nunca en el trabajo con los actores hacer referencia a otras piezas similares.

Mi trabajo siempre está enfocado en indagar en profundidad el mundo interior de cada intérprete, único e irrepetible, y trabajar desde lo singular que emerge de ellos para crear algo vivo y autentico, intentando no caer en estereotipos. En ese sentido, trabajar con Rosario y Alejandro es verdaderamente un lujo, ya que son actores sólidos, con muchos años de trabajo y una calidad humana extraordinaria. Realmente, llevar a escena esta obra fue una experiencia muy agradable para todos.

T: -Por la trama se puede pensar en Harold Pinter. ¿Hay algo de eso?

LL: -Tal vez… Si pensamos en “El amante”, de Pinter, podríamos encontrar algunas similitudes; como decía antes, es una de las tantas obras que reflexionan sobre las relaciones conyugales, la rutina, los encuentros y desencuentros con uno mismo y con el otro, la búsqueda de la felicidad y las dificultades para relacionarse y comunicarse. En “Ricos”, Blessing nos acerca a la realidad de sus personajes con crudeza y humor; es un gran autor para descubrir.

T: -¿Cuál ha sido la respuesta del público local?

LL: -La respuesta fue la mejor; el espectador se identifica rápidamente con los personajes, ya que la obra invita alternadamente a reflexionar y a reír.

T: -Ante la realidad de las salas porteñas, ¿cuál es la peripecia de un elenco y un director que desean dar a conocer su trabajo?

LL: -En ese sentido no hemos tenido problemas, todo lo contrario, encontramos este maravilloso espacio, El Jufré, que trabaja con pasión por mantener vivo el teatro independiente. Tuvimos un excelente encuentro, ya que es la segunda obra que estrenamos aquí, y esperamos repetir en 2020 la hazaña de que función tras función quede público sin poder entrar por la capacidad de la sala.

(Télam)