La reglamentación de la Ley del Régimen de la Promoción de la Economía del Conocimiento a fines de 2020 significó un gesto tendiente a "desencadenar el potencial" de la industria audiovisual argentina, destacó el estudio difundido por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre los desafíos que enfrenta la industria audiovisual de América Latina y el Caribe.

Se trata de "Detrás de Cámara: Inversión y Creatividad para América Latina y el Caribe", donde los autores Diego Olavarría y Alejandra Luzardo resaltan como un gesto positivo la reglamentación en diciembre de 2020 de la ley que busca disminuir la carga tributaria y bajar a cero la cuota de exportación de ciertos sectores ligados a las industrias del conocimiento; entre ellos, la producción y posproducción audiovisual.

Sin embargo, dentro del capítulo dedicado a Argentina, titulado "Desencadenar el potencial", se advierte que si bien nuestro país era el de mayor tradición cinematográfica y, hace apenas una década, el destino obligado de cualquier persona de la región que quisiera estudiar o hacer cine, "en años recientes la posición de esa nación en el audiovisual ha flaqueado".

Según el informe, "casi diez años de retos económicos han dificultado el avance del sector y le impiden hoy aprovechar como debería el boom global de la industria".

Diego Andrasnik, productor de Polka, comentó para este estudio que "si comparamos 2010 y hoy, Argentina se mantuvo en un lugar parecido y la región cambió radicalmente". Y agregó que ahora "el negocio es más chico para más personas".

Según cifras oficiales en 2010 Argentina producía mil horas de ficción por año; y hacia 2015 el número había caído a 527 horas.

Por todo esto, para los autores los mayores retos que enfrenta la industria nacional son "macroeconómicos". Las personas entrevistadas citaron, entre otras, restricciones para la compraventa de divisas, complejidades tributarias, inflación, y "una ley laboral más estricta" en comparación con los vecinos.

No obstante, destacan que "son muchos los que creen que Argentina tiene el talento técnico y creativo para superarlo" pero que es importante "actuar rápidamente para no dejar que su posición resbale". (Télam)