Laura Novoa, que encarna a García Belsunce en “María Marta: el crimen del country”, la serie que llega este domingo a la plataforma HBO Max y a la señal premium HBO basada en el caso que hace 20 años cautiva la atención de Argentina, explicó en charla con Télam que el proyecto le había dado “la oportunidad de darle luz a esa víctima que conocimos ya en la oscuridad”.

“Nuestras novelas, nuestros actores, nuestras series, nuestras películas, nos hacen repensar. Son espacios de pensamiento, y también espacios de diversión por momentos, que se supone que se salen de lo cotidiano para elevarse”, planteó la actriz, sobre la posibilidad de que la serie contribuya no solo a entretener sino también a reflexionar sobre el contexto que rodeó siempre a esta historia.

Basada en la historia real del crimen de María Marta García Belsunce, ocurrido el 27 de octubre de 2002, la producción propone un viaje a la intimidad del caso y al periplo del viudo Carlos Carrascosa (interpretado por Jorge Marrale) y sus familiares, que se convirtieron en los personajes de una trama que resultó más jugosa y con más giros que la mejor novela policial.

Pero también, los ocho episodios de 45 minutos de “María Marta…” -todos disponibles en streaming desde el domingo y con estreno semanal por la señal HBO- se vuelven un recorrido crítico tanto por el fallido proceso judicial como especialmente por el derrotero mediático que tuvo y tiene la causa, donde se construyó un relato morboso, sensacionalista y a menudo mentiroso.

Pese a que algunos nombres fueron cambiados por impedimentos legales (el fiscal Molina Pico es aquí Del Río, el vecino y posible asesino Pachelo es Centeno, y el nombre del country no Carmel, sino Querandíes) los hechos y personajes principales ofrecen un punto de inicio absolutamente reconocible.

Es que el caso muestra total vigencia. Primero por el estreno de la docuserie “Carmel: ¿Quién mató a María Marta?”, que llegó a Netflix en 2020 y la volvió a poner en primer plano. Pero sobre todo porque luego de que Carrascosa resultara absuelto en 2016 tras pasar más de siete años preso, en un fallo confirmado cuatro años más tarde, acaba de dar comienzo al tercer juicio por el crimen, esta vez contra Nicolás Pachelo.

“María Marta: el crimen del country” se cuenta en dos líneas paralelas: la primera es la que sigue el día a día desde que García Belsunce, socióloga y vicepresidenta de la fundación Missing Children Argentina, fue encontrada muerta en la bañera de su casa, en un aparente accidente doméstico que se convirtió en una investigación por homicidio cuando más de un mes más tarde se comprobó que había recibido cinco balazos en el cráneo.

La segunda, casi una década después, guiada por dos blogueras (Muriel Santa Ana y Valeria Lois) que, ajenas a la familia, creen en la inocencia del ya condenado Carrascosa y se cargan al hombro una investigación extraoficial para ayudarlo.

Dirigida por Daniela Goggi y escrita por Martín Méndez, la serie coproducción entre Warner Bros. Discovery Latin America y Pol-ka completa su gran elenco con Carlos Belloso como Horacio García Belsunce, Mike Amigorena (fiscal Marcos del Río), Guillermo Arengo (Guillermo Bártoli), Esteban Bigliardi (John Hurtig), Ana Celentano (Irene Hurtig) y Nicolás Francella (Matías Centeno).

Télam: Este caso lleva dos décadas de vigencia. ¿Recordás cómo lo viviste cuando surgió? ¿Cómo lo seguiste?

Laura Novoa: A mí este proyecto me lo revivió. Tuve que meterme en el caso, ponerme a estudiar. Y además el enfoque de la serie, que me parece muy interesante, más allá del caso y de sus hipótesis, que hace una gran crítica hacia los medios de comunicación y cómo nos digitan de alguna manera el pensamiento. Como espectadora primero tenía una versión y a partir de la investigación ahora tengo más hipótesis. No tengo la posta, por supuesto, ni tampoco todavía la tiene la sociedad y mucho menos quizás sus allegados. Pero me parece que me desasnó bastante.

T: ¿Qué pensaste cuando te ofrecieron el papel?

LN: Siempre es fascinante para un actor hacer un personaje real, porque tenés mucha más información que cuando un personaje es solamente ficcional. Siempre tenés un montón de cosas que te va contando el guion para poder hacer lo que transita ese personaje, pero acá tenés un condimento más que es la realidad propiamente dicha, que vos elegís si la tomás o no. Me fascina hacer personajes que vivieron.

Hay algo en el caso que es apasionante, y a mí me impresionó mucho también el destino, la cosa esa de que a María Marta le llovió en medio del partido de tenis (y por eso llegó antes a su casa), una vida que termina como de golpe.

T: En 20 años la manera en que la sociedad y los medios se representaron a María Marta García Belsunce fue siempre como una víctima, como un cadáver. ¿Era esta una oportunidad para contar quién fue María Marta en vida?

LN: Sí, es una persona que empezó a ser famosa o conocida por mucha gente a partir de su muerte y no a partir de su vida. A mí me dio la oportunidad de darle luz a esa persona que conocimos ya en la oscuridad, ¿no? Fue tratar de aportarle luz y traté de ser muy respetuosa con los datos reales que pude recabar, que quizás con otros personajes uno no va a las fuentes reales.

T: ¿Tuviste la posibilidad de hablar con quienes la conocieron?

LN: Sin dar nombres ni parentescos, conversé con gente que yo sentía que la quería mucho y que la conocía mucho. Creo que hay algo cuando uno trabaja y trabaja el personaje de esa manera, que aunque no lo requiera el guion ayuda, se ve por los poros, por la mirada del personaje.

T: Mencionabas que investigar para el personaje te llevó a formarte una nueva postura. ¿Qué pasó con María Marta para vos?

LN: Creo que no sería respetuoso que yo diga mi versión. Me parece que hay algo interesante de la serie, que es que abre más hipótesis con respecto a los culpables. Seguimos necesitando en este país, tanto con este caso como en el caso de la AMIA y un montón de otros, que la Justicia tome partido y nos cuente qué pasó.

Sí siento que ojalá la serie sirva de alguna manera para volver a preguntarnos, para que alguien nos dé algunas respuestas. Y además para pensar los medios de comunicación. Creo que entre la directora y el autor lo pusieron en el tapete de manera que te permite como espectador no mirar solo un caso más sino que te abre una posición sobre cuán pasivo o activo es uno ante la información de los medios de comunicación.

T: Acaba de iniciar el tercer juicio por este asesinato. Es un caso que prácticamente nunca dejó de estar presente para el público. ¿Perjudica o favorece al espectador de esta serie tener tanto saber previo?

LN: A mí como espectadora me interesa. Es algo también increíble de que justo empiece un juicio nuevo y se abra una causa. Es como que el espectador puede ir en paralelo a la Justicia para dar su veredicto, a ver si coincide. Quizás genere espectadores más involucrados. (Télam)