Cursando el decimoséptimo día de internación, el periodista Sergio Lapegüe, visiblemente mejor ya sin casco respirador, publicó un informe sobre su estado de salud tanto física como emocional, y aprovechó para agradecer el acompañamiento de la gente que le envía palabras de aliento a través de las redes sociales y los medios de comunicación.

“Ni en mis más remotos sueños me hubiera imaginado estar viviendo, esta pesadilla. Todos me dicen que tengo que ser fuerte. Que voy a poder. Les agradezco porque me ayudan y mucho. Los que alientan, los que rezan, los que piensan, los que llaman. Sé que son miles. Gracias de corazón”, comenzó diciendo su mensaje en Instagram.

Admitió que a pesar de su optimismo al atravesar el coronavirus agravado por un cuadro de asma, “a veces aparece el bajón”. Explicó que no puede hacer movimientos bruscos porque sus pulmones “lo pueden sentir”, y aunque el Covid tiene el control de su salud, aseguró: “Yo tengo el control de mi mente”.

“Ni en mis más remotos sueños me hubiera imaginado estar viviendo, esta pesadilla”

“Es una pelea fuerte en medio del ring. El que logra respirar gana. El que sabe esquivar los golpes a la larga termina venciendo. Por eso esté mi mensaje a todos los amigos que preguntan y que por obvias razones no puedo responder. Ahora que pude agarrar el cel les digo que estoy peleando hasta el final”, afirmó.

Junto a una fotografía esperanzadora en la que se lo ve sin el casco Helmet, Lapegüe comentó que su “más preciado aliado” con el que respira es “una cánula de alto flujo de oxígeno”, asegurando que “pronto el abrazo será interminable”