La trilogía cinematográfica comenzada con "La escopeta nacional" fue planeada en realidad como una tetralogía, según descubrieron los nietos de García Berlanga al abrir una caja secreta que el cineasta había depositado en 2008 en el Instituto Cervantes, de Madrid: el guion encontrado para el cuarto título se iba a llamar "¡Viva Rusia!".

Según la prensa hispana, el depósito, que el cineasta dejó allí para que se abriera en el centenario de su nacimiento, es de lo más "berlanguiano", con un punto absurdo y tragicómico, pues se trata del texto de la película que su autor no podrá rodar, aunque habrá que ver qué destino se le da exactamente.

Los nietos del cineasta, Fidel y Jorge García Berlanga, abrieron la caja que el director valenciano había depositado en el cofre número 1.034 de la antigua cámara acorazada del Banco Central, que llevaba la instrucción de que el contenido no se develara hasta la fecha de su centenario. (Télam)