El Festival de Folclore de Cosquín se convirtió anoche en un apéndice de la próxima campaña electoral, con las presencias del gobernador de Jujuy Gerardo Morales (UCR-Juntos por el Cambio), del intendente de Córdoba Martin Llaryora (Córdoba Cambia) y del diputado nacional Mario Negri (UCR-Juntos por el Cambio), todos ellos recibidos y honrados por el titular de la Comisión Municipal de Folclore e intendente coscoíno el socialista Gabriel Musso.

Con el intendente Musso como anfitrión, el primero en llegar fue el intendente de la capital provincial, el justicialista Llaryora, quien anunció que su próxima visita al Festival la hará como “gobernador de Córdoba”.

“Entonces yo digo que vendré a Cosquín como presidente”, recogió el guante el radical jujeño Morales quien acompañado por su correligionario Negri, recibió de manos de Musso el tradicional poncho coscoíno en el marco de un convenio cultural entre esta ciudad del Valle de Punilla y la provincia norteña.

Morales, quien encabezó una vasta comitiva que incluyó la presencia de personas con remeras negras con la leyenda Gobierno de Jujuy Unión, paz y trabajo, confirmó que presidirá la Mesa del Litio que Jujuy integra con Salta y Catamarca porque, sostuvo, ese mineral “es la gran transición energética”, atribuyó que “estemos mal” a que “somos unos necios y me incluyo” y declinó referirse a la situación de la dirigente social Milagro Sala que lleva más de siete años presa “porque hay un fallo de la Corte Suprema”. (Télam)