(Por Sergio Arboleya) Con el osado e hipnótico “Cabeza negra”, flamante cuarto disco de su producción solista que el sábado próximo tendrá su estreno en el porteño Teatro Margarita Xirgu, la artista Julieta Laso encarna un repertorio en el que, advierte, “se percibe ese continente que no es el que bajó de los barcos ni el del país blanco que cuenta esta ciudad”.

Nacida en 1982 en Boedo y criada en Villa Luro y Paternal, otro par de barrios porteños, Julieta se radicó en 2019 en Salta y con el incendiario “Cabeza negra” entre manos, asegura que “la música que hago viene de ahí, de distintos lugares de nuestro país”.

Y es que aunque la sonoridad predominante del álbum la marca una conjunción de cuatro bandoneones y contrabajo que urdió Yuri Venturin como arreglador y director musical, Laso destaca a Télam que “después metimos la caja y fue probar y desarrollarlo más porque fue un gran hallazgo y una gran alegría para mí poder incluir algo del sonido del norte”.

Vuelta a reunir con Venturin, director de la Orquesta Típica Fernández Fierro en la que la intérprete cantó entre 2013 y 2018 y antes de iniciar su camino en solitario, “Cabeza negra” vibra en un tempo sonoro capaz de abrazar y abrasar un cancionero diverso.

De algún modo se trata de un disco que profundiza un andar estético que ya había abierto un surco con sus tres placas anteriores: “Tango Rante” (2010), “Martingala” (2018) y, fundamentalmente, “La Caldera” (2021).

La cineasta Lucrecia Martel, pareja de Laso, escribió certeramente sobre esta nueva experiencia: “’Cabeza Negra’ en cada canción suplica, no con sumisión, porque el sonido del disco es una amenaza. Es la liturgia de escuchar canciones de protesta, como si fueran de amor”.

Para el registro realizado entre marzo y diciembre de 2021, participaron los bandoneones en manos de Sofía Calvet, Milagros Caliva, Ayelén Pais, Natsuki Nishiara, Matilde Vitullo, Victoria Gauna y Manuel Barrios, el contrabajo y las percusiones de Venturin y el bombo legüero de Diego Fariza.

Junto a “Pregón”, primera composición de Laso que es la puerta de entrada a la placa, conviven piezas contemporáneas firmadas por Alfredo “Tape” Rubín (“Flor morena de luz”), Tomi Lebrero (“Nadalina”), Luciana Mocchi (“Ejercicio”), Lele Angeli (“Otoño”) y las duplas Alejandro Guyot-Edgardo González (“Fuga de ausencias”) y Yuri Venturin-Palo Pandolfo (“Azucena Alcoba”).

El abanico estilístico incluye, además, “Corazón maldito”, de Violeta Parra; “Ámbar violeta”, de Fito Páez; “Llámame cuando amanezca”, de Horacio Guarany-Tormenta; “Canto de nadie”, de Alfredo Zitarrosa; y “Mi mariposa triste”, de Daniel Toro-Julio Fontana-Casimiro Cobos.

“Digo con vergüenza que no conocía a Daniel Toro y algo parecido me pasa con la imponente obra de Guarany y con tantas otras canciones que han sido como abandonadas”, confiesa la vocalista que funciona como renovado puente entre aquellas composiciones y la audiencia actual.

Capaz de hacer un balance de la experiencia autoral que atraviesa “Cabeza negra”, la también actriz arriesga que “me parece que cierra y es como coherente porque las canciones también tienen una fuerza política importante”.

El reciente volumen tendrá su estreno y presentación el sábado 11 desde las 20 en la antigua sala sita en Chacabuco 875.

Télam: ¿Cómo llegás a la desmesurada síntesis de “Cabeza negra”?

Julieta Laso: Es un disco audaz y el resultado es realmente trágico que marca un reencuentro musical con Yuri tras dejar la Fierro para irme a vivir a Salta, Nos prometimos hacer un disco juntos y después de la pandemia llegó el momento de hacerlo desde esta propuesta atípica de formación con cuatro bandoneones y contrabajo que me asustó, pero por suerte me animé.

T: ¿Qué desafíos te impuso esa formación al momento de cantar?

JL: Nunca ensayé tanto para grabar tan pocos temas. Las tonalidades están un poco más altas de las que a mí me hacen sentir más cómoda, pero esa decisión de Yuri de pedirme un poco más, de que sea exigido, me gusta un montón.

T: ¿De qué modo llevarán al vivo en el Xirgu semejante propuesta sonora?

JL: Es un disco que conlleva mucho trabajo porque es orquestado y tenemos que ir todos juntos y vamos a intentar que todas las cosas puedan escucharse en vivo porque hay mucha distorsión y efectos extraños. En mi caso requiere mucha atención, fuerza, aire, memoria y valentía.

T: Por la propia estructura de “Cabeza negra” ¿Será difícil salir de gira con este concierto?

JL: No lo sé. Pero lo que más quiero es recorrer el país con estas canciones. Encarar este tipo de cosas es de un nivel de romanticismo enorme, casi absurdo, pero no hay que dejar de hacerlo ni de intentarlo.

T: ¿Cómo es tu vida artística en Salta?

JL: Por suerte pudimos hacer el filme “Terminal norte” con Lucrecia, pero en el norte hay mucho trabajo en relación al folclore y no es un circuito en el que yo entre porque mi música todavía está muy ligada a esta ciudad. Pero tengo ganas de andar más por el país y estoy muy feliz con la decisión de vivir en Salta. (Télam)