Los productores del filme "Peter Five Eight", que marca el regreso de Kevin Spacey a la pantalla, salieron a respaldar al actor, que fue imputado ayer en el Reino Unido por cuatro cargos de agresión y abuso sexual contra tres hombres, en hechos ocurridos entre 2005 y 2013, al considerar que "hay quienes desean que no actúe pero son superados por el número de fanáticos en todo el mundo".

"Si bien es desafortunado que el aumento de la prensa negativa coincida con el regreso de Kevin al trabajo, también es de esperar. Hay quienes desean que no actúe, pero son superados en número por los fanáticos de todo el mundo que esperan que un artista que han disfrutado durante décadas regrese a la pantalla", dijeron los productores del filme en un comunicado difundido por el sitio especializado The Hollywood Reporter.

"La producción no tiene conocimiento ni comentarios sobre las diversas acusaciones, y cree que es un asunto para que los tribunales determinen la validez, si existe. `Peter Five Eight´ es una película para fanáticos que se preocupan más por el arte que por el escándalo", agregaron en el comunicado.

El filme, un thriller de misterio que estaba siendo vendido en Cannes esta semana, marcaba el regreso de Spacey al cine después de que las acusaciones de agresión sexual y mala conducta descarrilaron su carrera en 2017.

Además de estos nuevos cargos en suelo británico, el doble ganador del Oscar por "Los sospechosos de siempre" (1995) y "Belleza americana" (1999) y de numerosos galardones por la serie "House of Cards" enfrenta desde 2017 una verdadera ola de acusaciones en Estados Unidos por delitos de índole sexual en medio del movimiento #MeToo.

Desde entonces, y a excepción de un papel secundario en una cinta de Franco Nero rodada el año pasado en Turín, no ha vuelto a trabajar. (Télam)